La planificación de la cadena de suministro debe ser capaz de determinar las condiciones de la producción, distribución, transporte y puesta a disposición en el canal minorista. La estrategia pull enfoca este planning en función del impulso que la demanda real del cliente ejerce sobre el proceso. No existe la predicción, no se precisa una visión a largo plazo ni hay lugar para especulaciones. La estrategia pull en logística es puramente reactiva… aunque en la práctica, es difícil encontrar ejemplos donde no se mezcle esta perspectiva con la push, por lo que es más habitual que se den los enfoques híbridos, donde ambas visiones se complementan para facilitar la gestión y minimizar el riesgo.

Image converted using ifftoany

Image converted using ifftoany

Créditos fotográficos: istock xpoint

Estrategia pull: las claves

En el ámbito de la cadena de suministro, una estrategia pull está relacionada con:

– La minimización de inventario.

– El enfoque justo a tiempo.

– La agilidad.

– El cross-docking.

– La información en tiempo real.

Minimizar la función de almacén y centrarse en la entrega requiere que los productos inicien su recorrido a lo largo de la cadena de suministro en el momento en que la demanda del cliente lo justifique, y no antes. La flexibilidad, la puntualidad y la coordinación entre los componentes del supply chain ha de ser máxima para poder disfrutar de la ventaja más importante del enfoque de la estrategia pull, que es el evitar el coste de mantener y gestionar un inventario que no se vende.

Pero también son imprescindibles la información de calidad, la cooperación efectiva y la fluidez en la comunicación para evitar el principal inconveniente de esta forma de gestionar la logística, que es el no disponer de suficiente inventario para satisfacer la demanda si no se tiene capacidad para aumentar la producción lo suficientemente rápido.

 

Estrategia pull y tecnología en la cadena de suministro

Las modernas tecnologías basadas en la nube están permitiendo que el enfoque de la estrategia pull, fiel a la reposición de venta, que utiliza la demanda real del nivel de consumo diario para generar un verdadero pronóstico, sea posible y no una simple promesa futurista.

Con una sólida cadena de suministro impulsada por la demanda en tiempo real, las organizaciones pueden experimentar una forma diferente de hacer negocios, que las hace crecer como empresas, a la vez que las diferencia de los competidores en base a logros como:

– La mejora de las tasas de envíos recibidos a tiempo.

– El aumento de los niveles de servicio al cliente.

– La mayor libertad del capital de trabajo.

– La minimización de la obsolescencia en los componentes.

– La mejora de la fiabilidad de la cadena de suministro a nivel global.

Los nuevos software con capacidades avanzadas, tanto para la recogida de datos de diversas fuentes y formatos heterogéneos en tiempo real, como para su análisis en las mismas condiciones de inmediatez, promueven una forma mucho más sofisticadas de ajuste, que eleva el enfoque lean a cotas de agilidad impensables hasta hace no demasiado tiempo. La estrategia pull economiza recursos gracias a una planificación absolutamente realista, donde la complejidad queda resuelta por la tecnología, dejando a los responsables una gestión mucho más sencilla y clara de ejecutar y, sobre todo, permitiendo que las organizaciones puedan dedicar su tiempo a maximizar el servicio al cliente y mejorar su experiencia.

 

Post relacionados:

EOP - CTA BOFU Blended POST