Un modelo económico de sostenibilidad ecológica se está haciendo cada vez más necesario para cumplir con los requisitos de responsabilidad ambiental en muchas empresas, especialmente en las cadenas de suministro donde se implica directamente el transporte. Desde que se ha aprobado la segunda convocatoria de ayudas para la eficiencia energética del IDAE, la sostenibilidad en la Supply Chain se hace aún más precisa.

Sostenibilidad en la Supply Chain

Créditos fotográficos: istock weerapatkiatdumrong

TEXT - TOFU - Empresa sostenible

 

¿Por qué integrar un modelo de sostenibilidad en la Supply Chain?

Hace ya muchos años desde que algunas empresas integraron un plan de responsabilidad social y energética aplicado a sus procesos de producción y de transporte. Sin embargo, en los últimos años la globalización y los cambios en los modos de consumición con el incremento del comercio electrónico ha afectado a estos procesos logísticos, haciendo que un modelo de sostenibilidad eficiente sea fundamental.

Hay que tener en cuenta que el actual uso que se hace del transporte es responsable del 40% del consumo energético nacional y, ser un ejemplo en este ahorro energético, conlleva generar elementos clave en la creación de valor, reducción de costes y ahorro en recursos financieros.

Es en esta línea donde se integra el programa de ayudas aprobadas en el actual PGE que recoge una dotación de 50 millones de euros para financiar acciones destinadas a la movilidad eficiente y sostenible. En el BOE se puede ver la resolución de 5 de abril de 2017 por la que se establecen las bases para fomentar un cambio en la movilidad de personas y mercancías y un mejor uso de los modos de transporte.

 

Cómo aplicar la sostenibilidad en la cadena de suministro

Diseñar una red que sea eficiente y efectiva en la cadena de suministro que haga énfasis en la sostenibilidad ecológica depende de muchos factores y requisitos que se deben cumplir.

  • Eficiencia en la carga: Sobre todo para reducir la cifra de camiones encargados para el traslado y ofrecer una alternativa de movilidad sostenible.
  • Apuesta por la digitalización de comunicaciones y procesos en la cadena de suministro con el avance tecnológico en las aplicaciones y plataformas disponibles. Hoy en día podemos encontrar muchos ejemplos de innovaciones que impulsen la sostenibilidad en la Supply Chain.
  • La electrificación del transporte y el uso de combustibles alternativos: El uso de vehículos eficientes y los vehículos eléctricos son una inversión clara para garantizar la sostenibilidad y reducir las emisiones de Co2. Es posible encontrar buenos ejemplos en transporte por carretera, concretamente en el sector de paquetería.

Al mismo tiempo, la cadena de suministro debe tener en cuenta una serie de factores que conecten con su modelo de sostenibilidad, como los siguientes:

  • Reducción de coste y mejora de la eficiencia: Hacer frente a los costes indirectos relacionados con la gestión del tiempo y los recursos invertidos para mejorar las buenas prácticas y procedimientos de la cadena de suministro. Se ha demostrado que la gestión sostenible reduce significativamente los costes de contratación de las empresas, por ejemplo, en la compra de bienes de producción local.
  • Gestión de riesgos: Identificando un riesgo probable y desarrollando estrategias para minimizar las consecuencias en términos de sostenibilidad. En este sentido, el objetivo es, por tanto, el desarrollo de las redes de la cadena de suministro lo suficientemente flexibles para responder eficazmente a las situaciones cambiantes. Además, una fuerte gestión social, ambiental y económica puede ayudar a las empresas a construir su buena imagen y beneficiarles en su relación con los clientes.

De esta forma se reduce el impacto ambiental, se fomenta la eficiencia y el ahorro en la cadena de suministro y, además mejora la salud de los operadores de la cadena de suministro.