Las competencias directivas en cuanto a la gestión de la cadena de suministro son vitales para el éxito (y supervivencia) de la organización, como también lo son para el crecimiento de la profesión y el desarrollo individual de cada persona. En los últimos años, se han producido dramáticos cambios en el ámbito de la gestión de la cadena de suministro. Algunos ejemplos de esta nueva realidad son:

 

Businessman Choosing the right person in the old texture

Businessman Choosing the right person in the old texture

Créditos fotográficos: istock sommail

 

1) La naturaleza cambiante de las relaciones entre cliente y proveedor.

2) La proliferación de alianzas estratégicas entre los socios de la cadena.

3) El crecimiento y el uso de Internet para facilitar el comercio electrónico.

4) Las significativas reducciones en materia de personal que la tecnología ha provocado.

5) El foco en objetivos estratégicos relacionados con la eficiencia.

6) La evolución de la estrategia de gestión de la cadena de suministro hacia un enfoque pull, ágil y ajustado, que requiere mucho más talento por parte de los responsables de gestión y pone a prueba sus competencias directivas.

 

Competencias directivas imprescindibles para la gestión de la cadena de suministro

Encontrar a los mejores profesionales, personas capaces de afrontar los nuevos retos y lograr el mejor rendimiento de supply chain, no es sencillo. Los futuros gerentes de la cadena de suministro deben demostrar su valía en las siguientes áreas:

– Gestión de proyectos.

– Cualificación técnica.

– Conocimientos de contabilidad suficientes para entender los estados financieros.

– Comprensión de los sistemas de comercio electrónico y de la e-logística.

– Entendimiento intercultural.

– Conocimientos legales, al menos en cuestiones relacionadas con la gestión de contratos.

Y no sólo eso, a estas competencias directivas derivadas de una buena formación y una sólida preparación, hay que añadir las que tienen que ver con las habilidades y atributos de la personalidad requeridos para quienes ocupen posiciones de este tipo, entre los que destacan:

– Capacidad para comunicarse de manera efectiva a través de presentaciones, correo electrónico y en persona.

– Capacidad de discusión y trabajo equipo.

– Capacidades de gestión del tiempo.

– Orientación a la solución de conflictos.

– Liderazgo.

– Comprensión de las expectativas del cliente.

– Capacidad para inspirar confianza en los demás.

– Habilidad para transmitir conocimientos e ideas.

– Habilidades motivacionales.

– Capacidad para gestionar el cambio.

La necesidad de perfiles que pueden gestionar eficazmente la incertidumbre y el cambio es más importante que nunca. Por eso, es preciso saber distinguir el talento, los profesionales con competencias directivas tanto en el ámbito puramente administrativo y técnico, como en el campo de las habilidades inter e intrapersonales.

Los responsables de la cadena de suministro del mañana tendrán que ser capaces de dirigir equipos de personas con habilidades múltiples, tomar decisiones en menor tiempo y con muchísima más información. Han de saber priorizar, necesitan adquirir una visión global de la realidad, foco en los objetivos a alcanzar y, sobre todo, deben tener muy claro cuál es su papel y qué es lo que se espera de ellos. Por eso, tienen que ser capaces de entender el impacto de sus decisiones para el supply chain y actuar en consecuencia.

 

Post relacionados:

 

EOP - CTA BOFU Blended POST