El término inglés outsourcing se suele traducirse al español como externalización subcontratación. La palabra inglesa está formada por los términos out, ‘fuera’, y source, ‘ fuente u origen’; una empresa busca una fuente externa que pueda funcionar en un área del negocio de manera más eficiente, obteniendo, de este modo, más tiempo para centrarse en los aspectos clave de la gestión empresarial, así como una reducción de costes al subcontratar a terceros, ya que, en la mayoría de los casos, la subcontratación de empresas externas especializadas puede ser una gran ventaja para las empresas que contratan. El outsourcing da una mayor visibilidad de los costos y coloca más recursos humanos y tecnología a disposición de la empresa.

Ventajas e inconvenientes del outsourcing

Pero, a pesar de las ventajas que ofrece el outsourcing, hay que tener en cuenta sus inconvenientes. Es un sistema que, si se aplica correctamente, puede ser beneficioso para la empresa que subcontrate, ya que se puede llegar a reducir hasta un 50% de los gastos de un negocio; pero también se corre el riesgo de que el personal que se contrate por esta vía no se sienta identificado con la empresa y no “eche toda la carne en el asador”, como se suele decir, y no se involucre al cien por cien.

Las ventajas y los inconvenientes del outsourcing son los siguientes:

Ventajas

  • Ayudar a la empresa para que reaccione y tome medidas respecto al entorno laboral.
  • Descienden los gastos que se generan en la contratación de empleados.
  • Se obtienen servicios de mayor calidad porque todos los intereses de la empresa se focalizan en realizar un solo trabajo.
  • La rutina y el aburramiento que provocan según qué tareas desaparecen, ya que se pueden realizar con outsourcing.
  • Existe la posibilidad de contratar a personas especializadas para una función específica dentro de la empresa.
  • Adaptar las operaciones y sus costos a las necesidades que demanda el mercado actual.

Inconvenientes

  • Una mala gestión cuando se contrata a la empresa outsourcing puede repercutir de manera negativa en nuestra empresa y, por consiguiente, hacer que tengamos pérdidas en lugar de beneficios.
  • Las obligaciones en cuanto a la relación entre empresa y proveedor pueden perjudicarnos.
  • No podremos controlar todo lo que se produce.
  • Si se contrata de manera rotativa puede provocar que ningún trabajador se desarrolle por completo y adquiera la experiencia necesaria en la tarea que desempeña.
TEXT - TOFU - Estrategia marca blanca

 

POST - TOFU - Estrategia marca blanca [Duplicate]

Por otro lado, en un estudio realizado por la organización Caps Research (Outsourcing Strategically for Sustainable Competitive Advantage, de Robert M. Monczka, William J. Markham, John D. Blascovich y John D. Blascovich), se recogen los motivos más importantes para llevar a cabo una subcontratación y las razones por las que no se debe subcontratar:

Razones por las que sí se debería subcontratar

  • Por razones de coste: 89%.
  • Para que la empresa pueda centrarse en sus competencias: 81%.
  • Para incrementar la flexibilidad y la respuesta: 60%.

Razones por las que no se debería subcontratar

  • Pérdida del control (72%).
  • Las actividades no externalizadas son core business o ‘corazón del negocio’ (El conjunto de actividades que definen, caracterizan y diferencian a una empresa): 72%.
  • Proteger la propiedad intelectual: 68%.
  • Política o filosofía de la empresa: 53%.

Dicho esto, la última palabra es del empresario. Estas son las herramientas para tomar la decisión; el análisis exhaustivo de cada punto, extrapolado a cualquier empresa, servirá para saber lo que es rentable y eficaz. Quizás el outsourcing no sea “una moda pasajera” y haya venido para quedarse.

Post relacionados: