La franquicia internacional es un modelo de negocio bien conocido en nuestro país. En concreto, en España, al cerrar el pasado ejercicio se contabilizaron 224 franquicias procedentes de 28 países diferentes, como puede leerse en este informe de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF).

Pero, ¿qué pasa cuando es el emprendedor español quien decide apostar por una franquicia internacional? ¿A qué riesgos se expone? ¿Cuáles son sus probabilidades de supervivencia?

Zara o Naturhouse son ejemplos de franquicia internacional con sello español. No son las únicas, según datos del informe “La franquicia española en el mundo” de AEF, se aprecia que la tendencia en cuanto a la expansión del sistema de franquicias español es al alza. De hecho, puede verse franquicia internacional con marca España en 137 países y alrededor de veinte mil establecimientos.

 

Destinos de la franquicia internacional española

La franquicia internacional española trata de minimizar riesgos en lo que respecta a la elección de las localizaciones donde abrir nuevos establecimientos. Portugal cuenta con el 61,5% del total de exportadores de franquicias españolas. Le siguen, a gran distancia, México, Andorra, Francia, Italia y Reino Unido (AEF).

Créditos fotográficos: Ridofranz

TEXT - TOFU - Enfoque customer-driven

 

Marruecos, Colombia, Panamá o Emiratos Árabes Unidos son los destinos que escogen los responsables de una franquicia internacional española para su expansión fuera de las fronteras europeas.

Los franquiciadores internacionales experimentados enfatizan la necesidad de planificar dónde, cuándo y cómo expandirse internacionalmente. Embarcarse en transacciones internacionales de franquicia en respuesta a solicitudes recibidas a través de Internet o con las que se ha entrado en contacto en exposiciones de franquicias es bastante más arriesgado.

Es menos probable que quienes están detrás de este modelo de franquicia internacional comprendan el rango de costos y otros problemas que afectarán la viabilidad y rentabilidad de sus experiencias empresariales, lo que aumenta en gran medida el riesgo de fracaso.

 

La planificación es clave para el éxito en la franquicia internacional

Es importante tomar el tiempo y emplear los recursos que sean necesarios para planificar el lugar a donde se quiere llegar con la franquicia internacional. Los franquiciadores deben entonces examinar los factores que presentan un ambiente de alto riesgo y baja recompensa probable.

Entre los signos de inestabilidad que podrían advertir de altas probabilidades de fracaso para una franquicia internacional se encuentran los siguientes:

  • Inseguridad jurídica.
  • Economía inestable.
  • Inflación desenfrenada.
  • Altas tasas de desempleo.
  • Elevadas tasas impositivas.
  • Controles cambiarios o restricciones al cobro de regalías.

La presencia de alguno de estos factores o la concurrencia de varios deberían bastar para descalificar rápidamente a un país a la hora de establecer una franquicia internacional. No son los únicos: la corrupción, las barreras comerciales, otros desafíos de la cadena de suministro, restricciones de importación o limitaciones relativas a la publicidad y/ o el etiquetado también deben considerarse criterios que justifican el poner el foco en otro punto del mapa para la expansión del negocio.

Y, a la hora de evaluar los diferentes países y mercados en el mundo, los responsables de una franquicia internacional deben fijarse en ésos que con mayor probabilidad les aseguran el crecimiento, que son los que reúnen las condiciones necesarias para:

  1. Obtener ganancias.
  2. En el menor tiempo.
  3. Con la menor inversión.
  4. Con el menor riesgo

 

¿Sabes cómo orientar la planificación para reducir el riesgo en la franquicia internacional? Cuéntanos tu experiencia en el apartado de comentarios.

 

POST - TOFU - Enfoque customer-driven