Plan de formación: definición, partes y cumplimiento

Puede ser difícil mantenerse motivado cuando se trata de alcanzar las metas y objetivos que uno mismo se plantea. Precisamente por eso es necesario definir un plan de formación que ayude a hacer realidad esas expectativas, al proporcionar la estructura y la orientación que se necesita para ser proactivo, tomar los pasos necesarios para alcanzar el fin planteado y no procrastinar ni rendirse.

 

¿Qué es un plan de formación y desarrollo personal?

Un plan de desarrollo personal es un relato escrito de autorreflexión y mejora, que puede estar detallado para ayudar a cumplir objetivos de todo tipo, ya sean personales o profesionales. Un plan de formación sería un tipo específico de hoja de ruta, orientada a la educación y los propósitos planteados en este ámbito.

 

TEXT - TOFU - Técnicas de motivación y gestión de equipos

 

Los puntos fuertes de planificar de esta manera es establecer unos objetivos, reconocer las propias fortalezas y debilidades e identificar la necesidad de mejorar.

Cada individuo debe establecer sus metas en función de las áreas en las que le gustaría mejorar, y, a partir de ahí, definir un plan que describa las acciones personalizadas que le ayudarán a lograrlas.

 

 

¿Qué partes tiene un plan de formación y qué aspectos debería incluir?

Al crear un plan de formación para uno mismo respaldado por un objetivo de desarrollo personal, es esencial asegurarse de que se describen con precisión las metas a perseguir. Resulta conveniente determinar por qué son importantes esos objetivos concretos y cómo se planea alcanzarlos.

Aunque todos los planes de formación son específicos para cada individuo, es frecuente que haya puntos en común entre todos, como:

  • Una explicación más o menos detallada del futuro ideal en función de las ambiciones a corto y / o largo plazo.
  • Las áreas de desarrollo específicas en las que habría que trabajar para aumentar la cualificación y lograr ese propósito de superación personal que se busca.
  • Una lista de los posibles obstáculos a los que habría que enfrentarse, acompañados de propuestas que ayuden a superarlos.
  • Un plan de contingencia para ayudar a que la carrera siga avanzando, aun cuando no resulte posible abordar algunos obstáculos o limitaciones de los planteados.

 

¿Cómo lograr cumplir el plan de formación definido?

El compromiso que cada persona adquiera con su plan de formación dependerá de lo importantes que resulten para ella los objetivos planteados, la facilidad con la que pueda enfrentarse a las circunstancias adversas y la diligencia con la que sea capaz de alinearse con su propia planificación.

En cualquier caso, una de las cosas más importantes a tener en cuenta al embarcarse en una iniciativa de este tipo es tener prevista alguna forma de medir el progreso y el éxito.

Definir indicadores, recoger métricas y analizar los resultados es una excelente manera de controlar el progreso y, a la vez, de mantenerse motivado para avanzar hacia el éxito. Al tener esta visión, es también más sencillo introducir mejoras o adaptar el plan de formación a la realidad, si las cosas no se mueven en la dirección correcta.

Por último, al pensar en crear el propio plan de formación hay que tener en cuenta que es importante que los objetivos que se definan sean realistas y se ciñan a un calendario claro.

 

Créditos fotográficos: nd3000 y Chaay_Tee

 

POST - TOFU -  Técnicas de motivación y gestión de equipos


Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario