A la hora de buscar reducir y simplificar los gastos logísticos de una empresa, las empresas implementan tecnologías de información en su relación con los proveedores, como por ejemplo el Software SRM “Supplier Relationship Management”. Por lo que, en los últimos años, ha sido materia de estudio la relación con los proveedores para potenciar la reducción de costes. La creación y gestión de subastas inversas es una de las opciones que más llama la atención por sus ventajas y rendimientos en el sistema SRM.

 

Subastas inversas para la reducción de costes 

Como todos sabemos, las subastas tradicionales, consisten en que se ofrece un producto y los compradores pujan cada vez con un precio mayor, hasta que ningún comprador puja y se queda el producto el que ha ofrecido más dinero. Pues bien, a diferencia de estas subastas, en las subastas inversas, varios vendedores o proveedores ofrecen un producto o servicio a un comprador, son los vendedores los que ponen el precio y el comprador elige la oferta que más le convenga.

 

TEXT - TOFU -  Eficiencia Costes logísticos

 

Esto en relación con las empresas no es difícil trasladarlo. El comprador, en las subastas inversas, dentro del sistema SRM, toma el mando buscando la mejor oferta. Los responsables de compras de cada empresa crean la subasta inversa describiendo todas las necesidades que se tengan y la plataforma se convierte en mediador para lograr que los proveedores participen en dicha subasta. El comprador, mientras tanto, podrá seguir la puja de forma secundaria, observando las ofertas que los proveedores ofrecen, estas ofertas cada vez serán menores.

En resumen, los proveedores van a ofrecer los precios más ajustados que se puedan permitir, ante una necesidad de compra de un servicio o producto concreto. Es decir, una tarea estratégica brillante para potenciar la reducción de costes. Pero no sólo esto, además, este sistema nos ofrece una ayuda para mejorar y optimizar los intercambios entre compradores y vendedores.

 

Las subastas inversas y sus ventajas

Estos sistemas de subastas inversas representan una herramienta de administración de costes relativamente nuevo que ofrece una serie de ventajas que con las subastas tradicionales no se conseguían.

  • La principal ventaja de las subastas inversas es la reducción del precio. Como hemos visto, en la subasta inversa los proveedores compiten entre sí para conseguir el precio más competitivo y vender su producto o servicio a un comprador. Esto será beneficioso especialmente para el comprador porque nunca se subirán los precios, la puja irá a la baja.
  • El tiempo de negociación en las subastas inversas disminuye. Estas subastas disponen de un tiempo determinado, y una vez finalizado el tiempo estipulado, el comprador obtendrá las mejores ofertas que hayan ofrecido los proveedores.
  • En las subastas inversas te acercas más a los precios reales de mercado. A la hora de competir entre proveedores, estos te dan una visión más clara y cercana de los precios de la realidad del mercado.
  • Gracias a las subastas inversas se evitan negociaciones extra. Cuando se negocia de la manera tradicional con los proveedores, en la mayoría de los casos se puede meter una negociación extra o algún tipo de acuerdo. Por el contrario, en las subastas inversas, se negocia únicamente por el producto o servicio establecido.

 

Las subastas inversas, a la hora de la negociación con proveedores, están empezando a ser muy importantes, y con el paso del tiempo se volverán en un imprescindible, ya que cumplen con éxito su objetivo principal, que es la reducción de gastos a la empresa.

 

POST - TOFU - Eficiencia costes logísticos