Ratio autonomía financiera: valor óptimo

¿Preocupado por la ratio de autonomía financiera y su valor óptimo? Impulsar la inversión es el objetivo último de muchas empresas. Hoy día, existen distintas estrategias que pueden ponerse en práctica para alcanzar esa meta y, de hecho, cada empresa se autoimpone el deber de promover una inversión eficiente. En esta perspectiva, muchos contratistas ven que la autonomía financiera es la única o principal opción para mejorar la inversión.

Es necesario conocer la ratio de autonomía financiera, su valor óptimo y trabajar por alcanzar esa cifra, o llegar lo más cerca de ella posible, y mantenerla en el tiempo.

 

¿Cuáles son la ratio de autonomía financiera y su valor óptimo?

La ratio de autonomía financiera se calcula como una relación entre el capital apropiado y el total de pasivos.

 

TEXT - TOFU - Evaluación y gestión de riesgos

 

Índice de autonomía financiera global = capital social / total del pasivo x 100

Esta relación se denomina también solvencia patrimonial y difiere de una empresa a otra, de acuerdo con la política financiera adoptada. Es difícil determinar una referencia de tamaño, aunque, por lo general, se considera que una tasa de autonomía financiera global superior al 30% es satisfactoria, y superior al 70% indica un muy buen estado financiero de la empresa.

 

mpvisuals

¿Por qué es tan relevante la autonomía financiera?

La autonomía financiera se refiere al grado de solvencia de la empresa al comparar el capital social y el total de pasivos. Cuanto mayor sea el nivel de autonomía financiera, mayor será el nivel de solvencia y mayor será la capacidad de la empresa para cumplir con sus compromisos financieros a largo plazo.

Además, la autonomía financiera:

  1. Revela la mayor o menor dependencia de la empresa a proveedores de capital extranjeros (bancos y proveedores).
  2. Permite descubrir cómo financia sus activos fijos.

El capital social es una garantía de la solvencia de la empresa. Aunque se trata de un conocimiento extendido y una afirmación ampliamente reconocida, si eso parece insuficiente, los acreedores requerirán garantías especiales, como una hipoteca o prenda relacionada con ciertos bienes.

Unas nutridas reservas de capital proporcionan cierta independencia frente a los acreedores y permiten obtener préstamos en mejores condiciones. Por supuesto, más allá de un cierto monto absoluto, es principalmente la relación entre el patrimonio (o la posición neta) y los pasivos, o una parte de los pasivos, lo que es significativo. Bajo el término ratio deuda-capital, generalmente se calcula la proporción de capital en el total de pasivos.

En general, decimos que una empresa muestra la ratio de autonomía financiera en su valor óptimo cuando más de la mitad de los recursos disponibles proviene de su propio capital. Esta independencia financiera puede caracterizarse por la siguiente relación:

Autonomía financiera = Capital social / Pasivo total

Cuando esta proporción aumenta, el negocio de financiación generalmente depende menos del capital prestado. La explicación de esta autonomía se puede encontrar en el aumento de capital o en relación con el saldo de los ingresos generados por la empresa. Es por eso que siempre es aconsejable analizar, como es el caso de todas las proporciones, su evolución en el tiempo.

A su vez, la relación de independencia financiera trae capital cercano al capital permanente, este último consiste en capital y préstamos a largo y mediano plazo.

Independencia financiera = Capital social / Capital permanente

Este indicador es más sensible que el anterior, mientras también ayuda a averiguar cuánto del capital permanente no proviene de alguna forma de préstamo.

Esta relación mide el peso de los recursos propios en las fuentes extranjeras. Mientras más aumente el índice de independencia financiera, más fuerte será la compañía. Por otro lado, si la empresa está muy endeudada, el riesgo financiero es alto y el flujo de caja se debilita.

Además de calcular la ratio de autonomía financiera y su valor óptimo, el análisis de la independencia financiera de una empresa no puede hacerse sin tener en cuenta el análisis del apalancamiento.

 

Créditos fotográficos: gorodenkoff

 

POST - TOFU - Evaluación y gestión de riesgos


Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario