Transporte marítimo internacional: 4 + 1 riesgos a evitar

Responsable del noventa por ciento del comercio global, el transporte marítimo internacional es la columna vertebral de la economía mundial, trasladando mercancías con un valor estimado de 3,9 miles de millones de euros anuales. Su relevancia obliga a estudiar el riesgo asociado a esta función, para evitarlo o, al menos minimizarlo.

 

Transporte marítimo internacional: empresas

En España pueden encontrarse alrededor de seiscientas empresas dedicadas al transporte marítimo internacional o relacionadas con esta función. El Economista ofrece un listado completo de este tipo de compañías, que puede filtrarse por provincias, para facilitar la búsqueda.

Para encontrar las empresas de transporte marítimo internacional más grandes del mundo, puede consultarse la web de Alphaliner, que ofrece información puntualmente actualizada, incluyendo datos como el TEU o la cuota de mercado de cada compañía.

Así, puede verse que la número uno es Maersk, seguida por Mediterranean Shg Co, Cosco Group, CMA CGM Group y Hapag- Lloyd.

 

¿Cuáles son los riesgos a que se enfrenta el transporte marítimo internacional?

Los riesgos marítimos más comunes han sido tradicionalmente relativamente predecibles: desastres naturales, fallas mecánicas y errores humanos. Ahora, sin embargo, el increíble crecimiento del comercio internacional y la introducción de nuevas tecnologías provoca una evolución en el tipo de riesgos que afectan a esta industria. Por este motivo, la identificación y mitigación de estos riesgos es crucial ya que su impacto tener efectos de gran alcance en los negocios globales.

 

TEXT - TOFU - Cómo exportar con éxito

 

La elección de un socio confiable en lo que a transporte marítimo internacional se refiere es de vital importancia para hacer frente a riesgos como los siguientes:

  • Catástrofes naturales. Las grandes pérdidas causadas por una serie de catástrofes naturales en 2017 son un recordatorio de que no podemos pasar por alto los riesgos tradicionales a los que la industria se ha enfrentado durante generaciones. Además, la gravedad de los eventos climáticos es más pronunciada y su frecuencia está aumentando. ¿Te habías planteado que cualquier interrupción en el suministro de fuentes y rutas de envío puede afectar los mercados de petróleo?
  • Piratería. Aunque esta amenaza parece dar muestras de remitir en algunas localizaciones, como el Golfo de Adén y el Océano Índico, gracias al trabajo de una fuerza naval multinacional, formado por barcos patrulleros de Australia, Pakistán, Corea del Sur, Turquía y Estados Unidos; en otras áreas se ha incrementado. Es lo que sucede en aguas alrededor de África Occidental, Malasia e Indonesia, donde la piratería continúa, aunque con matices algo diferentes, al centrarse en el robo a mano armada en lugar de en el secuestro. ¿Sabías que en los últimos seis años, ha habido una caída del 90% en el número de rehenes capturados por piratas somalíes? (QZ)
  • Amenazas informáticas. El riesgo cibernético ahora se considera una de las principales amenazas para el transporte marítimo internacional. Y, si bien los sistemas informáticos a bordo de los barcos son autónomos, todavía pueden ser vulnerables a amenazas internas, como las acciones iniciadas por empleados descontentos. No sólo eso sino que, a no ser que el blindaje de los datos sea muy sofisticado, los ataques desde el exterior también son posibles. ¿Has oído hablar del ataque NotPetya que golpeó al gigante naviero danés Maersk?
  • Riesgos asociados a las nuevas rutas. La expansión hacia nuevas rutas árticas se plantea como una realidad cada vez más inminente debido a las condiciones del hielo. A medida que el hielo ártico continúa derritiéndose debido al cambio climático, la industria espera que las aguas se abran, creando potencialmente rutas permanentes en el norte. ¿Te imaginabas que para 2025, el tráfico en esta ruta multiplicará por diez, hasta alcanzar los 80 millones de toneladas transportados?

 

Por último, hay que hablar del riesgo asociado a los errores humanos. Los errores humanos representan alrededor del 75% al ​​90% de los accidentes marítimos, millones de euros anuales en pérdidas, según datos de Allianz. Esta realidad hace que los responsables del transporte marítimo internacional empiecen a plantearse el envío autónomo, por sus muchos beneficios potenciales. Sin embargo, para poder minimizar el riesgo de fallos causados por las personas gracias a la automatización, antes es preciso que las regulaciones de seguridad avancen hasta marcar las normas que dictarán el funcionamiento de los buques autónomos.

 

CRéditos fotográficos: wissanu01 y ilfede

 

POST - TOFU - Como exportar con éxito


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario