La gestión de aprovisionamiento comprende el trámite del ciclo de aprovisionamiento que es el periodo que va desde el momento en el que se compran las materias primas a los proveedores hasta que el producto terminado se vende al cliente.

gestión de aprovisionamiento

Créditos fotográficos: istock LobodaPhoto

El aprovisionamiento comienza con la adquisición de materias primas que son necesarias para producir los bienes que posteriormente serán distribuidos y vendidos. Las materias primas que no sean utilizadas se almacenarán, de la misma manera que los productos elaborados que no se vendan. En este sentido, estas existencias serán muy importantes para la gestión de aprovisionamiento, ya que habrá que conocer cualquier movimiento de stock para poder llevar a cabo una correcta dirección del proceso.

El aprovisionamiento está relacionado con la disponibilidad de recursos, la logística y la distribución. La gestión de aprovisionamiento podrá encontrar alguna dificultad si en alguna de estas etapas surgiera algún tipo de problema o impedimento. Por ello, la organización y coordinación de cada uno de los elementos que componen este proceso es clave para su buen funcionamiento, que, a su vez, es totalmente indispensable para la eficiencia y rentabilidad de la empresa.

El primer objetivo de la gestión de aprovisionamiento es proporcionar al departamento de producción todas las materias necesarias para lleva a cabo su actividad. Además, se tendrá que conseguir al menor coste posible para rentabilizar al máximo la inversión y el proceso de producción. Por otro lado, la gestión de aprovisionamiento debe asegurarse de que exista la suficiente cantidad de materias y productos en stock. Ya que la falta de stock podría provocar la pérdida de clientes al tener que esperar para realizar la compra y adquirir el producto deseado, y el excedente de stock podría reportar pérdidas para la compañía.

 

Aspectos que componen la gestión de aprovisionamiento

  • Gestión de compras. Es la fase en la que se adquieren los productos que permiten llevar a cabo la actividad de la empresa, ya sea productora o comercial. Esta es un parte fundamental y habrá que tener en cuenta el precio, la calidad y las condiciones en las que se realiza la compra. Por ello, es importante elegir bien a los proveedores para poder rentabilizar al máximo el dinero invertido en la compra.
  • Almacenamiento. El siguiente aspecto que forma parte de la gestión de aprovisionamiento es el almacenamiento de los productos comprados hasta que el departamento de producción los necesite. Además, este proceso también será necesario tras la producción hasta que el consumidor adquiera el producto. Esta fase del proceso requiere un espacio acondicionado y adecuado para los productos, según sus características, donde guardarlos y ordenarlos. Asimismo, también será necesario un sistema organizativo que permita clasificar los productos, encontrar el artículo que se desea con facilidad y conocer en todo momento de qué se dispone en el almacén.
  • Gestión de inventarios. Una parte fundamental del proceso es el control de aquellas materias que tenemos disponibles para producir, y de aquellos productos listos para la venta. Por ello, la gestión de inventarios es clave para conocer la cantidad de existencias que hay en el almacén, y poder determinar el ritmo de pedidos de manera que se puedan cubrir las necesidades productivas y comerciales de la empresa, al mínimo coste posible.

 

POST - TOFU - Profesionalización en la gestión de compras