Almacenaje y logística: Claves para una gestión a pleno rendimiento

Una de las áreas con más relevancia en el ámbito logístico de la Supply Chain es el almacenaje, una unidad de peso en la estructura orgánica de la compañía que tiene funcionalidades muy concretas. La preparación de pedidos, su recepción, la custodia, el control y el abastecimiento de materiales y productos son algunas de ellas.

En materia de almacenaje y logística nos interesa obtener los mejores resultados, lo cual solo se puede conseguir si seguimos unos procedimientos claros y contamos con los recursos pertinentes. Para ello, debemos medir en todo momento cuáles son nuestras prioridades, atender a los principales indicadores de gestión y contar con las mejores soluciones en almacenaje y logística. Esto es, la gestión de almacén se puede concretar así en cuatro ejes representativos para proceder a todas sus funciones:

  • Planificación, organización, manejo de la información y tecnología.

Lleva a cabo una gestión de almacén óptima, reduce costes e incrementa tus ventajas competitivas.

 

Almacenaje y logística: La estrategia para la planificación de procesos

A nivel estratégico y táctico es preciso contemplar cuáles son los objetivos generales para sacar partido de las ventajas competitivas en las que se ha centrado la compañía.

 

TEXT - TOFU - Drones y automatización de almacenes

 

Como comentábamos anteriormente, el proceso de planificación y organización es clave para controlar en todo momento qué ocurre en nuestro almacén y, sobre todo, dar siempre un paso por delante para satisfacer a nuestros clientes. 

Para desarrollar una buena estrategia en la planificación y organización de procesos primero debemos tener en cuenta lo siguiente:

  • Red de distribución de la compañía para la planificación y ubicación estratégica del almacén y del centro de distribución. Desarrollar una adecuada red de almacenes permite gestionar eficazmente el flujo de productos desde uno o más orígenes hasta el cliente y atemperar las fluctuaciones de la demanda.
  • Decidir una gestión de almacén propia o subcontratada teniendo en cuenta el tipo de mercado al que nos enfrentamos, la cadena de abastecimiento, factores de financiación, el grado de control del que dispondríamos, etc.
  • La ubicación del almacén en función de si pretendemos una cobertura general o local del mercado. 
  • El grado de automatización y de intervenciones humanos: A pesar de que las intervenciones humanas son necesarias en procesos burocráticos y para las verificaciones requeridas, en logística el objetivo es un flujo rápido del material que entra y sale, así como un control de la información a tiempo real.

almacenaje y logistica 2

Criterios básicos a tener en cuenta en almacenaje y logística

¿Qué otras consideraciones son necesarias para una buena gestión?

  • El diseño del almacén para la maximizar la operatividad

Para agilizar los procesos de almacenaje y la preparación de pedidos, el diseño del almacén es más importante de lo que podamos suponer a priori. Hay que tener en cuenta principios como:

    • Clasificación de ubicaciones en función de la temporalidad de los productos. Por ejemplo, hay que prever las campañas estaciones más destacadas de la empresa.
    • Aprovechar el espacio disponible al máximo, tanto en superficie como en volumen.
    • Dar facilidad de acceso al stock.
    • Cálculo de estanterías y ubicación de las referencias en función del ABC de stock y de ventas.
    • Número de pedidos por día. 
  • Zonas de un almacén

 

Es conveniente dividir el almacén por zonas, una decisión de vital importancia para las estrategias que hablábamos de organización y planificación. 

Estas zonas son: recepción, zonas destino de los productos almacenados (que deben adaptarse a las particularidades del stock, si contamos con mercancías especiales, una zona de devoluciones o reservas, etc.), picking (para preparar las expediciones), zonas de salida o verificación, así como zonas destinadas al paso de máquinas y de operarios o a las propias oficinas.

  • Movimientos operativos

En el almacenaje unas actividades básicas que deben ser optimizadas para obtener el máximo rendimiento son las relacionadas con el traslado de productos de una zona a otra del almacén. 

Por ejemplo, para el traslado de la mercancía a su correspondiente ubicación en el momento en el que la recibimos debemos optar por una gran variedad de equipos.

De este modo, conseguimos una buena manipulación de los productos. Para ello hay que atender a factores tales como, el coste del equipo, la cantidad de manipulaciones y expediciones requeridas, el volumen de las mercancías y su ciclo de vida, la distancia de los movimientos, etc.

  • Los flujos de entrada y salida en el almacén
    • Last In – First Out (LIFO): Un modelo de almacenamiento basado en la premisa de que la última mercancía que entra es la primera que debe salir.
    • First In – First Out (FIFO): En este caso, lo primero que debe salir del almacén debe ser lo primero que ha llegado.
    • First Expired – First Out (FEFO): Por último, este modelo prioriza la mercancía que está más próxima a su caducidad para que sea la primera que debe salir del almacén.

 

POST - TOFU - Drones y automatización de almacenes


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votos, promedio: 3,00 de 5)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario