Tanto los métodos de calidad total como los que se engloban en el área de reingeniería de procesos resultan interesantes para minimizar errores y defectos, alcanzar mejores resultados, ganar en eficiencia y avanzar hacia la excelencia empresarial. Optar por unos u otros es más bien una cuestión de compatibilidad, aunque también hay que considerar los recursos disponibles y el nivel de riesgo que se está dispuesto a asumir.

Calidad total vs reingeniería de procesos

 

Calidad totalReingeniería de procesos
Objetivos– Alcanzar el éxito a largo plazo, satisfaciendo necesidades y expectativas y sin comprometer valores éticos– Mejorar el servicio.- Ganar en velocidad.- Aumentar calidad.- Minimizar costes.Su efecto de mejora se nota en:- Estrategia y planes de negocio.

– Estructura de la organización.

– Cultura de empresa.

– Procesos de negocio.

Procedimiento1. Inspección.2. Control de calidad.3. Evaluación de calidad.4. Gestión de calidad total.1. Analizar y comprender los procesos existentes, su alcance y resultados.2. Evaluar el proceso y las necesidades y expectativas del cliente (interno y externo) para descubrir de qué carece el proceso o cómo se podría mejorar.3. Identificar las mejores prácticas y rediseñar el proceso.
Herramientas– Diagrama de causa – efecto.- Hoja de verificación.- Gráficos de control.- Histograma.- Diagrama de Pareto.- Diagrama de dispersión.

– Estratificación.

– Lluvia de ideas.

– Diagrama de árbol.

– Lluvia de ideas.- Análisis funcional.- Diagrama sistemático.- Gestión de la configuración.- Ingeniería de requisitos.- Gestión de la configuración.

Checklists para equipos de proyectos de reingeniería.

 

 

Calidad total y reingenieria de procesos

 

Diferencias en la aplicación entre calidad total y reingeniería de procesos

Calidad totalReingeniería de procesos
FinMejoraInnovación
InicioProceso existente.Se parte de cero.
PeriodicidadContinua – frecuencia a determinar.Una sola vez.
ParticipaciónDe abajo hacia arriba (bottom – up)De arriba hacia abajo (top – down).
RiesgoModeradoElevado
Cambio que implicaCulturalCultural y estructural.

 

Calidad total y reingeniería de procesos, ¿por qué elegir?

Si bien es cierto que existen muchas diferencias entre calidad total y reingeniería de procesos, también hay similitudes entre ambos enfoques, ya que los dos:

  •  Implican cambios, en mayor o menor medida.
  •  Necesitan de unos mínimos de formación e información.
  •  Requieren de mediciones objetivas.
  •  Buscan la sostenibilidad del negocio, en lo referente a su proyección futura.
  •  Tratan de avanzar hacia la excelencia.

 

TEXT - TOFU - 7 herramientas de calidad

 

De hecho, a pesar de que generalmente se consideran dos opciones diferenciadas, es posible combinar ambas para complementar sus beneficios. La integración es posible aunque, en todo caso, resulta imprescindible garantizar su separación e independencia, para evitar que se solapen y ello actúe en detrimento del proyecto en conjunto.

El planteamiento de la calidad total suele escogerse cuando es suficiente con una mejora gradual, que se alcanza en base a cambios moderados.

Reingeniería de procesos es la opción a que se recurre cuando hacen falta cambios más profundos y radicales. A la vista de este planteamiento es sencillo descubrir que una misma empresa puede ser escenario para ambas situaciones, por lo que no hace falta tener que elegir entre ambas, sino simplemente saber cómo integrarlas y establecer un plan y un objetivo para cada una, procediendo a la asignación de recursos y presupuesto separada.

1. Preparación: definición del alcance, selección del equipo de proyecto y motivación.

2. Análisis de los requerimientos: descubrir por qué es necesario el cambio en base a las metas organizacionales y a los requerimientos del cliente.

3. Evaluación del estado de los procesos: comprender su estructura, identificar su valor y establecer prioridades.

4. Selección de los objetivos específicos: determinar qué procesos han de sujetarse al cambio y/o la monitorización, establecer los indicadores, responsables de la recogida de métricas y fuentes de verificación.

5. Implementación: creación de soluciones y elaboración del plan.

6. Control: modo y medio de llevar a cabo el seguimiento para avanzar hacia la mejora continua.

A pesar de que la calidad total y la reingeniería de procesos se suelen considerar como dos enfoques antagónicos y de que, generalmente, se empelan de forma alternativa; es posible su concepción complementaria. Ha de entenderse en aras de buscar resultados significativamente más brillantes y mejoras notables en los procesos de cualquier organización que se atreva a dar el paso y se decida por ello.

Post relacionados:

POST - TOFU -  7 herramientas de calidad [Duplicado]