CCPM, gestión de proyectos por Cadena Crítica

La gestión de proyectos por Cadena Crítica, conocida por sus siglas en inglés CCPM, es un método de planificación y gestión de proyectos cuya idea surgió con la “Teoría de Restricciones”, desarrollada en 1997 en el libro “Critical Chain”, escrito por Eliyahu M. Goldratt, autor de varios libros de Project Management. Este método tiene la finalidad de reducir el plazo de entrega de los proyectos haciendo ver cuáles son realmente nuestras prioridades en base a los objetivos marcados.

Lo que ocurre en la mayoría de proyectos de todo tipo es que, por lo general, las fechas de entrega no se cumplen, las prioridades del mismo generan conflictos, se excede el presupuesto, no se dispone de los recursos necesarios, etc.

El CCPM de la Teoría de Restricciones

Según la “Teoría de Restricciones”, habitualmente solo el 44% de los proyectos logra terminar a tiempo, mientras que un 30% son cancelados antes de su finalización. Esto suele deberse a varios factores “restrictivos”.

TEXT - TOFU - Estrategia de Operaciones

Todos ellos generalmente están vinculados con la manera de gestionar el tiempo, con una mala priorización, el afán de ser “multitarea” o la dependencia entre tareas, así como lo que se conoce como “el síndrome del estudiante”.  Este síndrome es también conocido como procrastinación, un concepto que hace referencia al hábito de aplazar o de diferir determinadas actividades para realizar otras que son en realidad menos importantes, algo que obstaculiza en gran medida la productividad. 

Como describe Eliyahu M. Goldratt en su libro, lo que sucede es que “en los primeros dos tercios del periodo asignado para la tarea (los ejecutores) avanzan un tercio del trabajo, mientras que, en el último tercio, se acelera y se finalizan los dos tercios restantes”. 

Es por este paralelismo aplicado al mundo empresarial que el método CCPM cuenta con muchas ventajas para mejorar la productividad en un proyecto

Empresas de todo tipo podrían aprovechar el método CCPM para mejorar sus resultados económicos. Gracias a la versatilidad y a la sencillez con la que se presenta, esta metodología se ha extendido enormemente en los últimos años, aunque no está exenta de críticas. 

Te explicamos todo lo que debes saber sobre ella a continuación.

metodologia CCPM

¿En qué consiste el método de la gestión de proyectos por Cadena crítica?

La Cadena Crítica, basada en la Teoría de las Restricciones (TOC), busca optimizar la manera de gestionar los plazos, hallando aquello que resulta más eficaz en la línea de producción a la vez que se minimiza el gasto de recursos.

La Cadena Crítica en sí misma es el conjunto de actividades destinadas al inicio y fin del proyecto, considerando los recursos necesarios para ello.

Por tanto, el método CCPM define el plazo mínimo en que un proyecto puede terminarse e impone las restricciones que logran no perder la alineación con esa secuencia de actividades de menor duración. De esta forma, se combaten los obstáculos que, con mayor frecuencia, pueden conducir un proyecto al fracaso.

El enfoque del TOC parte de la necesidad de identificar la causa principal de los problemas para que, de este modo, podamos llevar a cabo una acción correctiva.

La metodología de esta teoría se compone de cinco pasos a seguir:

  • Identificar las restricciones del sistema.
  • Diferenciar las restricciones físicas de las políticas para, por ejemplo, diferenciar entre las limitaciones de recursos materiales y entre las reglas empresariales.
  • Superar las restricciones del sistema: Los esfuerzos deben centrarse en aquellas tareas que formen parte de la cadena crítica, que son las que determinarán la finalización del proyecto.
  • Subordinar todas las demás tareas a la decisión tomada en la cadena crítica.
  • Si se rompe una restricción, no volver a la rutina y regresar al primer paso.

¿El lado bueno del CCPM?

Así pues, con el método de la cadena crítica obtenemos las siguientes ventajas:

  • Identificar los esfuerzos de control y seguimiento en aquellas tareas de mayor importancia.
  • Finalizar el proyecto dentro del plazo establecido.
  • Ahorro máximo de recursos.
  • Minimizar los riesgos de la ejecución del proyecto.
  • En el caso de conflictos, facilita la toma de decisiones.

Como inconvenientes, hay que tener en cuenta que aplicar este método requiere de unos conocimientos de planificación sofisticados y propios del Project Management, además de contar con una buena cultura de proyectos en la organización, como ocurre en una cadena de suministro.

POST - TOFU - Estrategia de operaciones


Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario