La continua expansión del comercio internacional mediante el funcionamiento de una cadena de suministro cada vez más efectiva nos lleva a plantearnos cómo tomar el primer paso. Comencemos por la contratación internacional para el transporte.

Cuando queremos trasladar una determinada mercancía de un país a otro se deben seguir una serie de pasos y requisitos, conocer las barreras arancelarias que podemos encontrar en el país destinatario y, sobre todo, conocer todas las condiciones que debemos establecer para la contratación internacional.

 

Definiendo la contratación internacional de transporte

Fundamentalmente, en un contrato internacional como el que necesitamos para la expedición de mercancía, la empresa porteadora se compromete frente al cargador o remitente, mediante un precio acordado, a trasladar una mercancía para ponerla a disposición del destinatario en el lugar y el momento pactado y con las condiciones acordadas.  

Partes y elementos que hay que diferenciar en el contrato internacional para el transporte:

  • Personas físicas o jurídicas a las que se hará referencia en el contrato.
  • Identificar al remitente o expedidor, al transportista (porteador) y al destinatario.
  • Declarar la mercancía a transportar.
  • Reflejar el precio por realizar el traslado (que puede ser a porte pagado o a porte debido).

 

Claves que debemos tener en cuenta para la contratación internacional del transporte

Como ya hemos comentado, comercializar en el contexto internacional requiere cumplir con una serie de aspectos:

  • Técnicos: Estudiar las características y dimensiones de la carga, capacidades del vehículo, tiempo de transporte, aspectos de seguridad, enlaces o trasbordos, etc.
  • Canales de comercialización: Transporte aéreo, marítimo o terrestre.

TOFU Text- Talento en Logística

  • Costes y tarifas, en función del tipo de medio de transporte.
  • Marco jurídico y carta de porte para formalizar la contratación internacional y validar la operación.

Estas cartas de portes que comentamos son, por una parte, prueba de la elaboración del contrato de transporte y, por tanto de las condiciones en las que se va a realizar el transporte; por otra parte, son de obligada entrega al destinatario para realizar el pago por la mercancía.

 

Términos imprescindibles para la contratación internacional del transporte

contratación internacional 2

En cuanto al marco jurídico, debemos tener en cuenta los siguientes aspectos.

En primer lugar, es necesario obedecer a las normas y convenciones a nivel internacional a la hora de recoger contratos de transporte, como es el caso de las normas del ICC (Institute Cargo Clauses) para la cobertura del seguro más elemental que se otorga en las condiciones generales de transporte internacional marítimo, aéreo o terrestre. Las ICC más difundidas generalmente son las que cubren todo tipo de riesgo de pérdida o daño (salvo excepciones), incendios, abordajes, colisiones, descarrilamientos…

En segundo lugar, debemos establecer las condiciones de transporte planteadas con la compañía que se encargue de los portes. Para ello, debemos regirnos a los Incoterms (Internacional commerce terms) puesto que, además de definir las condiciones de transporte reglamentarias, establece en qué momento corresponde la responsabilidad a cada una de las partes de los agentes de la cadena de suministro que intervienen en la contratación internacional.

Los Incoterms son también creados por la Cámara de Comercio Internacional para definir cada posible acuerdo. Estas definiciones son un conjunto estandarizado de reglas que fijan los términos comerciales en la compra-venta de mercancías, estableciendo las principales obligaciones de cada parte (comprador y vendedor) en el marco del contrato de transporte con la finalidad de garantizar seguridad jurídica.

De este modo, los Incoterms establece términos como en qué momento y quién debe pagar el transporte, qué parte asume el riesgo de la pérdida o daño de la mercancía, así como acerca de los costes y la tramitación asociada a la gestión aduanera,

Aún con todo, cuando el valor de la carga o la importancia de la operación hacen que los riesgos sean demasiado elevados, hay que suscribir una póliza que garantice mayor protección. A este respecto, conviene informarse sobre seguros que se rigen por convenios internacionales como LOTT, La Haya-Visbi, Convenio de Varsovia, etc., o acudir a un seguro especial “a todo riesgo”.

 

TOFU - Talento en Logística Post