El estudio de viabilidad sirve para identificar objetivos y aspectos críticos de un proyecto, además de ayudar a identificar una gama de alternativas y soluciones posibles a problemas por adelantado. Por lo tanto, no sólo se considera una herramienta crucial para ayudar a un equipo a decidir qué solución es más factible de implementar, sino que es el mejor seguro para la cuenta de resultados.

¿Conoces los elementos que forman el estudio de viabilidad? ¿Sabrías cómo enfrentarte a la elaboración de uno en la práctica? En las siguientes líneas resolverás tus dudas y descubrirás los mejores consejos para realizar un estudio de viabilidad.

 

Elementos que componen el estudio de viabilidad

Por lo general, todo estudio de viabilidad se compone de seis elementos. Se trata de los siguientes:

  1. Alcance del proyecto: el primer paso es definir claramente el problema u oportunidad de negocio que debe abordarse. El alcance del proyecto tiene que ser definitivo y directo, aunque no hay que olvidarse de definir también las partes del negocio que se verían afectadas directa o indirectamente (como participantes del proyecto o los usuarios finales). Cuanta mejor sea la definición del alcance, mayor la precisión que se logrará con el estudio de viabilidad.
  2. Análisis: a partir de esta evaluación se pueden descubrir las fortalezas y debilidades del enfoque actual. Llevar a cabo un análisis sirve para identificar los pros y los contras del sistema / producto actual y puede ahorrar mucho dinero y tiempo.
  3. Requisitos: tendrán que quedar definidos en función del objetivo que persiga el proyecto.
  4. Enfoque: llegados a este punto, es necesario elegir la solución o el plan de acción recomendados para cumplir con los requisitos. Pueden considerar varias alternativas, aunque habrá que terminar escogiendo la que representa la solución más práctica y viable que no es otra que la que mejor cumple con los requisitos.
  5. Evaluación: este elemento permite examinar la relación coste – efectividad del enfoque seleccionado y el coste total estimado del proyecto.
  6. Revisión: todos los elementos anteriores se ensamblan en un estudio de viabilidad, que debe someterse a una revisión formal. Este paso permite verificar la precisión del estudio y tomar una decisión acerca del proyecto. Completada esta etapa, el estudio será aprobado, rechazado o quedará sujeto a revisión.

 

El estudio de viabilidad en la práctica

¿Es tu proyecto viable? La mejor forma de averiguarlo es completando un estudio de viabilidad. Ahora que ya conoces los 6 elementos que lo componen, es hora de no retrasar su elaboración. Merece la pena llevarlo a cabo tan pronto como sea posible en el ciclo de vida del proyecto. Y, para ello, te recomendamos tomar nota de las siguientes mejores prácticas:

 

Formación para la carrera en Supply Chain

 

  1. Investigar los impulsores de negocio. En la mayoría de los casos, los drivers el proyecto serán problemas de negocio. Hay que entender por qué estos impulsores son importantes para la empresa y por qué es crítico que el proyecto le brinde una solución dentro de un marco de tiempo específico.
  2. Hacer una previsión de las consecuencias del proyecto. Averiguar cuál será el impacto para la empresa, si el proyecto falla.
  3. Confirmar las soluciones alternativas. Para poder avanzar en el estudio de viabilidad, hay que tener claro cuáles son las opciones disponibles para el negocio.
  4. Determinar la viabilidad de cada opción. Hay que identificar si estas alternativas pueden entregarse a tiempo y dentro del presupuesto.
  5. Escoger la opción preferida para el proyecto. Ésta no es otra que la que resulta más factible de implementar, tiene el riesgo más bajo y asegura la mayor confianza en la entrega.

 

Observando estas mejores prácticas, la elaboración del estudio de viabilidad y planificación del proyecto serán más acertadas y acordes con la realidad del negocio.

¿A punto de iniciar el estudio de viabilidad? ¿Necesitas más información?

 

Créditos fotográficos: ALLVISIONN / M-image

 

Formación para la carrera en Supply Chain