El mantenimiento preventivo es uno de los tipos de mantenimiento por el que una empresa puede optar para asegurar el buen estado de la maquinaria de trabajo.

Este tipo de mantenimiento se basa en el dicho “prevenir antes que curar”, es decir, basa todo su potencial en evitar que las averías ocurran o que la maquinaria se desgaste en exceso antes del final de la vida útil. Para que esto no suceda, las empresas destinan una parte del presupuesto a la revisión y puesta a punto de la maquinaria, de manera que ésta esté siempre bien revisada y las probabilidad de fallo o averías disminuyan al máximo y la Supply Chain funcione correctamente.

 

TEXT - TOFU - Radiografía cds global

 

Si bien es cierto que este tipo de mantenimiento aporta una gran cantidad de ventajas a la empresa, hay que ser conscientes de que éste hace que la compañía destine una gran cantidad de recursos en el mantenimiento de la maquinaria. Además, se abren una gran cantidad de interrogantes sobre este tipo de mantenimiento siendo la principal cuándo se debe realizar. Por ejemplo, si la vida útil es de un año, ¿se debe realizar antes del año? ¿justo cuando se cumpla dicho año? A éstas y a otras dudas daremos solución bajo la pregunta de cómo se debe implementar un plan de mantenimiento preventivo.

 

Tipos de mantenimiento que puedes aplicar en tu almacén

Además del mantenimiento preventivo que se ha explicado con anterioridad, existen otros tipos de mantenimiento que se pueden emplear.

  • Mantenimiento correctivo. Este tipo de mantenimiento se realiza a posteriori, una vez que las averías ya han sucedido y han hecho mella en los sistemas y productos que se emplean para la producción. Este tipo de mantenimiento, aunque sea el más empleado por las empresas no es el que más beneficios aporta. Reparar la maquinaria una vez ésta presenta síntomas de daños o de rotura equivale a tener que reparar ésta y que deje de funcionar con lo que eso conlleva: el gasto propio de la reparación más el gasto que se debe asignar por la pérdida de tiempo y producción que se ha producido por la inactividad de la misma. Por no hablar de los recursos que se deben asignar, o, si es necesario buscar maquinaria sustituya, el coste que esto puede llevar.
  • Mantenimiento predictivo. Considerado una variante del mantenimiento preventivo, se centra en el análisis de los materiales y la maquinaria para conocer el desgaste de los mismos y calcular cuándo serán necesarias las modificaciones o el mantenimiento para alargar la vida útil de los mismos. Este sistema de mantenimiento predictivo, es el más fiable para responder a la incógnita de cuándo se debe realizar el mantenimiento, pero suele ser muy laborioso y requiere de una gran cantidad de tiempo para hacerlo correctamente.

 

Tips para implementar el mantenimiento preventivo

Un buen plan de mantenimiento debería tener en cuenta los tres tipos que se han comentado con anterioridad, siendo el centro en todo momento el mantenimiento preventivo ya que, a la larga, puede ser una buena opción para que las empresas no incurran en roturas de stock y problemas derivados de la inactividad de las máquinas. Pero, ¿qué pasos se deben seguir si se quiere implementar un buen plan de mantenimiento a nivel general?

  • Lo primero que hay que realizar es una enumeración de activos y maquinarias que deberán pasar dicho programa de mantenimiento. Es importante definir cada activo al detalle, incluyendo las partes del mismo y sus vidas útiles. Además, es bueno añadir qué papel juega dentro de la empresa e indicar qué ocurriría si éste se quedara inactivo, así se podría establecer un orden de prioridades en base a lo que la maquinaria aporta en el proceso de producción.
  • Definir qué procedimientos hay que seguir. Cada maquinaria tiene unos procedimientos que ayudan a alargar su vida útil, algo que normalmente suele ir en el manual de uso de la misma. En este punto hay que reunir toda esta información y ver si es aplicable al entorno de la empresa ya que, a veces, dependiendo del entorno, las acciones a tomar varían ligeramente.
  • Ver cada cuánto tiempo es necesario realizar el mantenimiento. Quizás éste es uno de los puntos más importantes a la hora de establecer el plan. Lo ideal es seguir las indicaciones del fabricante y, sobre éstas, estar pendientes por si el entorno influye de una manera diferente y hay que realizar correcciones gracias a las técnicas propias del mantenimiento predictivo.

Frente a esto la constancia es la mejor arma para asegurar que el mantenimiento realmente funciona y no se llega a tener que implementar un mantenimiento correctivo que deje a la maquinaria fuera de juego.

 

POST - TOFU -  Radiografía CdS