La innovación de la cadena de suministro tiene su motor en los avances tecnológicos. En esta era de grandes datos la logística da un giro de 180º con novedades como el internet de las cosas, que permite conocer casi cualquier tipo de información relacionada con un material o un producto que se está transportando. El cuadro de mando integral es una de las herramientas imprescindibles para tomar el control de las operaciones.

cuadro de mando integral

Créditos fotográficos: “Dashboard” by dan

Qué es un cuadro de mando integral

El cuadro de mando integral, también conocido como dashboard, es la punta del iceberg de las posibilidades que la técnica y big data ofrecen a las empresas de logística. Consiste en una plataforma integrada a través de la cual se pueden monitorizar, muchas veces incluso e tiempo real, todos los procesos que están en marcha en la cadena de suministro.

Su principal ventaja es el hecho de que condensa una gran variedad de información, que aparece procesada, lista para su consumo por parte del usuario final, independientemente de su volumen y desprovista de complejidad.

Las principales características del cuadro de mando integral son:

  •  Su poder visual: ya que se apoya en gráficos, tablas y esquemas para presentar la información de una manera asequible y muy práctica, que hace posible la comprensión de un asunto de un solo vistazo.
  •  Su capacidad integradora: con el cuadro de mando integral se acabaron los días en que era necesario chequear área por área, carpeta por carpeta, todos los archivos y documentos. El dashboard concentra todos los datos en una plataforma a la que se accede de manera única, simplificando la toma de contacto con la realidad de la empresa.
  •  La posibilidad de compartir: esta herramienta es una gran aliada de las comunicaciones en la empresa, algo fundamental para la gestión de la cadena de suministros. Al tratarse de una plataforma unificada los usuarios acceden a una visión global íntegra, que evita errores y malentendidos causados por la aplicación de enfoques y perspectivas diferentes en la interpretación de la información. Además, en muchos casos, dependiendo del proveedor, también es posible practicar actualizaciones en tiempo real, por lo que todos los usuarios de negocio con acceso al cuadro de mando integral disponen de los datos más recientes y precisos.

A veces el dashboard incluye una opción de personalización, que permite adaptar la configuración a las necesidades y exigencias de cada rol dentro de la organización. De esta forma, se pueden seleccionar las áreas más críticas para que aparezcan en primer lugar al acceder a la aplicación. Lo mismo sucedería con las opciones gráficas.

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descagra, de forma gratuita, de nuestra guía sobre estratagia de marca blanca

TEXT - TOFU - Innovación CDS

El cuadro de mando integral y el reporting

Sin duda alguna, uno de los beneficios más importantes del cuadro de mando integral se deja ver en el reporting. La confección de informes es una constante en logística y la innovación de la cadena de suministro ha avanzado mucho en esta dirección.

Al partir del dashboard para la recogida de información sobre la que elaborar una comunicación de este tipo se consigue:

  •  Mayor claridad.
  •  Precisión máxima.
  •  Minimización de errores.

Su reflejo en la toma de decisiones es crucial para el futuro de la empresa, que se beneficia de una visión única y global de todos los procesos y operaciones, totalmente actualizada y fuente de conocimiento para la generación de valor, algo que se refleja en el ahorro en costes, el aprovechamiento de oportunidades y una mejora notable en los niveles de servicio ofrecidos.

Post relacionados:

POST - TOFU - Innovación cadena de suministro