El control de movimientos bancarios, clave en la gestión financiera

Una correcta gestión financiera, pese a su gran importancia en el conjunto de actividades clave de cualquier organización, no garantiza el éxito de ningún proyecto. No obstante (y ahí radica su importancia), la mala gestión de las finanzas de una compañía lleva, en este caso de un modo irremisible y más tarde o más temprano, al fracaso.

La gestión financiera es, por tanto, una actividad tan crucial como compleja, la cual queda enmarcada a grandes rasgos por el análisis, la planificación, la previsión y la monitorización de fondos dinerarios, productos crediticios, oportunidades de inversión, gastos, beneficios y facturación… y, por supuesto (de un modo especialmente relevante), movimientos bancarios.

movimientos bancarios

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos, la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre eficiencia de costes logísticos y CdS customer driven

TEXT - TOFU -  Eficiencia Costes logísticos

¿Cuáles son los movimientos bancarios?

Los movimientos bancarios son procesos de transferencia de dinero, para corporaciones o particulares, realizados por bancos. Bajo esta denominación se incluyen productos de banca comercial, pagos nacionales y transfronterizos, mitigación profesional de riesgos para el comercio internacional y la comisión de fideicomiso, agencia, depósito, custodia y servicios relacionados.

A diario se realizan miles de millones de transacciones en todo el mundo. Estos movimientos bancarios crean un flujo enorme de dinero que se transfiere en distintas direcciones y que constituye una de las partes más críticas de cualquier negocio.

 

¿Qué clases de movimientos bancarios se pueden llevar a cabo?

Existen distintos tipos de movimientos bancarios que puede realizarse en el día a día de un negocio. Entre los más comunes destacan los siguientes:

  1. Recibos y depósitos bancarios. El proceso de recibo bancario se puede usar para el dinero que recibe que no se relaciona con una venta o cuenta de cliente. Este tipo de recibo solo registrará los asientos contables necesarios, no generará ningún documento físico, por lo que, si se requiere un recibo, deberá ingresar el pago contra un cliente.

Algunos ejemplos de cuándo usar un recibo bancario son:

  • Interés
  • Ingresos por inversiones
  • Depósitos bancarios
  • Ingreso de máquinas expendedoras
  • Ingresos diversos
  • Las donaciones
  1. Pagos bancarios y retirada de dinero. El proceso de pago bancario se puede usar para el dinero que se paga y que no se relaciona con una compra o cuenta de proveedor. Algunos ejemplos de cuándo usar un pago bancario son:
  • Pago de sueldos y salarios
  • Pago de gastos
  • Retiros de efectivo
  • Reembolsos de préstamos bancarios
  1. Transferencias bancarias. Las transferencias bancarias se utilizan para enviar dinero a una cuenta propia, dentro o fuera de la misma entidad bancaria, o de un tercero, también pudiendo compartir o no institución financiera. Ejemplos de cuándo usar una transferencia bancaria serían:
  • Depósito de dinero de una cuenta bancaria a otra registrada a nombre de la empresa.
  • Depósitos realizados por Amazon, a través de la cuenta bancaria configurada para usar con el canal de Amazon donde se registra cada pago de pedido individual.
  1. Transferencia entre cuentas bancarias en moneda extranjera. Cuando los movimientos bancarios implican el intercambio de dinero entre cuentas bancarias con divisas diferentes, es frecuente que se aplique una tasa de cambio, salvo que se hayan pactado otras condiciones con la institución financiera. En este sentido, pueden darse diferentes tipos de transferencia bancaria, como la que se produce en moneda extranjera a la misma moneda extranjera, la que parte de la moneda del país y se transfiere a moneda extranjera, la que se inicia en una divisa y termina ingresándose en la moneda base del país o la que se hace de una moneda extranjera a otra moneda extranjera.

Los movimientos bancarios también pueden entrar en el ámbito de las criptomonedas y producirse en bitcoins. Se trata de una forma más novedosa de llevar a cabo el intercambio de dinero entre particulares y empresas y que cuenta con sus propias peculiaridades, una de las cuales es la posibilidad de realizaros sin intermediarios.

Movimientos bancarios, operaciones financieras y planificación CdS

La gestión financiera no es, ni más ni menos, que la gestión de los movimientos de los fondos y el capital con los que cuenta una organización para cubrir los gastos, generar los máximos beneficios posibles y garantizar su viabilidad. Por ello, la evaluación de los costes operativos y funcionales de la compañía, el control de capital y la correcta planificación, distribución e inversión del mismo conforman el núcleo duro de sus funciones.

En otras palabras, la gestión financiera se encarga de traducir y aplicar la visión y la misión de la compañía a operaciones económicas y monetarias, poniendo en relación entre sí a los principales agentes que intervienen en ellas: la propia organización (por supuesto), los proveedores, los clientes y, de un modo cada vez más destacado, a las entidades financieras y bancarias que prestan apoyo financiero.

Tomando este esquema, es sencillo dilucidar la íntima vinculación que mantiene con la gestión de la cadena de suministro (CdS), y hasta qué punto es importante no solo en su supervisión y monitorización, sino también en su planificación.

A menudo, cuando hablamos de planificación CdS centramos nuestra atención en operaciones y actividades dejando en un segundo plano a los agentes. En el caso de operaciones como suministros y ventas (con proveedores, fuerza comercial y clientes como agentes destacados), esto no suele tener mayor trascendencia. Sin embargo, los movimientos bancarios y las operaciones de banca, con un papel menos evidente a simple vista pero sin duda absolutamente trascendental, solo es posible estimarlas adecuadamente en la planificación CdS si se considera a sus agentes, o lo que es lo mismo: bancos y entidades financieras; es decir, si en la planificación y la gestión de la cadena de suministro se cuenta con la perspectiva que aporta la gestión financiera.

Dar visibilidad a agentes (como entidades bancarias) y operaciones (movimientos bancarios) menos inmediatos pero con un rol clave para el correcto desempeño de la cadena de suministro es un asunto altamente crítico, sobre todo si la planificación CdS debe lidiar con los retos y los riesgos que acompañan a la globalización, y las consiguientes deslocalización y dispersión de algunos de sus principales eslabones. Entre ellos, el contar con fondos suficientes para garantizar el abastecimiento de materias primas, aprovechar ofertas puntuales de compra por volumen, dar apoyo financiero a picos de producción y demás necesidades similares estrechamente vinculadas con la gestión de financiera y los movimientos bancarios.

Claro está que no todo son ventajas, y que uno de los mayores riesgos que entraña incluir, en la planificación y la gestión de la cadena de suministro, elementos propios de la gestión financiera (como los movimientos bancarios) es la posible desviación de la meta principal que persigue toda planificación CdS: la satisfacción del cliente. Por ello, para aprender a manejar correctamente estos y otros elementos del ámbito financiero sin desviar la atención del objetivo último de la cadena de suministro, recomendamos encarecidamente recursos como la guía Eficiencia de los costes logísticos sin perder la orientación al cliente, un eBook disponible completamente gratis.

Post relacionados:

POST - TOFU - Eficiencia costes logísticos [Duplicate]

 

Créditos fotográficos: MicrovOne


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario