La creciente preocupación por el medio ambiente ha impactado de lleno en la cadena de suministro.

La contaminación procedente de, por ejemplo, el transporte por carretera ha ido creciendo paulatinamente, de tal manera que las empresas logísticas han tenido que ir poniendo soluciones a estos problemas para ser consideradas empresas respetuosas con el medio ambiente. Un claro ejemplo de estas prácticas medioambientales es el compartir el medio de transporte, de tal manera que se aproveche al máximo su capacidad y se reduzcan así los viajes innecesarios.

 

TEXT - TOFU - Empresa sostenible

 

Ahora, con el fin de dar un paso más allá, las cadenas de suministro pueden ayudar al medioambiente ayudando a explotar uno de los combustibles más limpios del planeta: la biomasa.

 

El papel de la cadena de suministro en el transporte de la biomasa

Se entiende por biomasa a la materia orgánica que se puede aprovechar. Ésta puede ser un buen sustituto al petróleo para poder dar energía a empresas y familias pero, lo cierto, es que es un recurso que no se está aprovechando al 100%.

Sólo en España se producen más de ocho millones de toneladas al año de biomasa pero, la gran parte de ella no se utiliza, o bien se quema o bien se pica en el suelo. ¿El motivo de esto? Las complicaciones que encuentra en su transporte a lo largo de la cadena de suministro, así como los problemas que existen a la hora de su conversión.

En referencia a la cadena de suministro, sí que existen ciertos problemas a los que las empresas de este sector deben ir poniendo remedio poco a poco.

Por una parte los miembros de la cadena de suministro se enfrentan a situaciones que les presentan ciertas dudas. Por la parte inicial de la cadena, se tienen dudas sobre la cantidad de biomasa a seleccionar, dónde recogerla y enviarla o qué tipo de tecnología se precisa para llevar a cabo dicha recolección. Por la parte final, se plantean interrogantes sobre dónde están los centros de aprovechamiento o qué mercado es el que se tiene que satisfacer. Esto sumado a las dudas sobre transporte y almacenaje hace que no sean muchas las empresas de suministro que se han decantado por transportar esta materia.

Sin embargo, los verdaderos problemas a los que se enfrenta la cadena de suministro en este tema es el que hace referencia a la coordinación de las diferentes etapas: producción, recolección, secado, almacenamiento, transporte, y punto de venta. Esto es debido a que en cada parte del proceso se toman decisiones independientes, dificultando así la homogeneización del transporte y almacenaje de la biomasa ya que, todavía, no tienen en mente la importancia y el aprovechamiento económico que se le puede dar a esta materia. Frente a esto el reto que se lanza es la homogeneización de procesos, trabajando esto de forma paralela a un cambio de mentalidad que implique a todas las partes la visión de “ganar-ganar”.  Con esto se incrementarían las expectativas económicas entorno a la biomasa y, por ende, a su cadena de suministro.

 

POST - TOFU - Empresa sostenible