El uso de drones pequeños o grandes, con unas u otras prestaciones y equipamientos permite (o permitirán en un futuro cercano) mejorar enormemente la eficacia y la eficiencia de ciertas operaciones logísticas y de transporte, como el reparto de paquetería en grandes ciudades, o el abastecimiento de materiales y recursos en zonas de conflicto.

Como hemos destacado en anteriores ocasiones, esta posibilidad ofrece enormes ventajas y también numerosos inconvenientes derivados del aún incipiente desarrollo técnico de estos nuevos dispositivos. Entre estas desventajas, cabe enumerar las limitaciones de autonomía o de capacidad de carga que presentan, siempre que los consideremos como agentes directamente implicados en operaciones logísticas. No obstante, si apreciamos sus posibilidades para realizar tareas complementarias y de apoyo, buena parte de estos inconvenientes desaparecen.

drones pequeños

Si estás interesado  en este tema, también te recomendamos la descarga de  forma gratuita de nuestra guía sobre tendencias de futuro de la Supply Chain

TEXT - TOFU - Tendencias de futuro SC 2020

Los drones pequeños como instrumentos de apoyo en operaciones logísticas

La evolución de los mercados experimentada en las últimas décadas ha dado origen a un nuevo concepto en el ámbito de la planificación y la gestión de cadenas de suministro (CdS): la cadena de suministro global, una expresión que refiere la atomización y diseminación de algunos eslabones clave de la cadena (aprovisionamiento y almacenaje, producción, distribución…), y las necesidades de adoptar nuevos mecanismos de gestión integral ante esta nueva realidad.

Estas y otras cuestiones relacionadas se exponen en la guía Radiografía de una cadena de suministro global, un recurso gratuito que permite profundizar en el tema y descubrir los entresijos de este nuevo concepto.

Pero la complejidad de la gestión no es el único reto asociado a la cadena de suministro global: también las necesidades logísticas y de transporte en este nuevo contexto presentan más dificultades, tanto en la ejecución como en la gestión y la supervisión de las operaciones. Los riesgos a asumir y los escollos que se plantean se amplían a medida que lo hacen las distancias a recorrer y el territorio a cubrir (especialmente en la distribución de mercancías), y con ello también se incrementan las necesidades de seguimiento y control.

En este asunto, los drones (sobre todo los pequeños, al presentar una autonomía y una versatilidad superiores a los de mayor tamaño) son candidatos ideales a ocupar un puesto destacado entre los futuros aliados para la supervisión de este tipo de operaciones.

Gracias a su tamaño y versatilidad, los drones pequeños podrían realizar, por ejemplo, desde labores de seguimiento outdoor, para detectar posibles fallos y errores en operaciones logísticas y de transporte de especial sensibilidad, hasta el seguimiento indoor de operaciones clave de la cadena de suministro. Este nuevo uso permitiría, entre otras cuestiones, mejorar la seguridad de las operaciones (para los equipos, el personal y las infraestructuras), ahorrar costes gracias a la mejora de la eficacia y la eficiencia de procesos y actividades (más convenientemente monitorizadas), y lo más importante: ofrecer un inestimable apoyo a la toma de decisiones, contando con dispositivos que permitan conocer, de modo remoto y en directo, el estado real de ciertas operaciones.

Por todo lo anterior, no cabe duda de que los drones (especialmente los pequeños por los motivos que se han expuesto), bien podrían desempeñar una función clave en la mejora de la gestión CdS. una posible tendencia de futuro que cabría añadir a las enumeradas en la guía Tendencias de futuro: Supply Chain 2020, disponible completamente gratis en el apartado de recursos formativos de este blog.

Post relacionados:

POST - TOFU  - Tendencias de futuro [Duplicate]