Se acerca el final del año y el inicio del 2016, y muchas empresas están empezando sus procesos de presupuestación y fijación de nuevos objetivos para el nuevo ejercicio.

Si embargo, algunas de ellas todavía siguen mirando sus retrovisores, tratando de analizar lo que les salió mal en este 2015 y por qué motivos los resultados logrados no son los estimados cuando hicieron este mismo ejercicio a finales del 2014.

Enero es siempre el mes más crítico para todas ellas, sin importar ni en que mercados se encuentran ni tampoco en como se han preparado o no antes.

Dejad que comparta mis tres razones para hacer esta afirmación:

  1. El cierre del año es siempre es un estrés para CFO’s, CEO’s y Directivos, con ganas de saber como será la “foto” oficial de la P&L final, cuál será la remuneración para accionistas, cuántos impuestos se deberán pagar y que se podrá pagar en forma de remuneración variable a los ejecutivos.
  2. Los presupuestos no estáncompletamente cerrados” ni listos para poner en práctica cuando comienza el nuevo año, a falta de los últimos ajustes finales…
  3. Las nuevas metas y prioridades para las distintas Areas, Funciones y Directivos no están cerrados tampoco (porque muchos todavía están “discutiendo” con sus jefes si se han logrado los del año anterior en cierre y tratando de encontrar “justificaciones” para conseguir un SÍ en sus valoraciones finales). Ello les impide concentrarse en acordar los del nuevo ejercicio.

 

TEXT - TOFU - Planificación en CdS [Duplicate]

 

Entonces, ¿qué empresas tienen una hoja de ruta clara de lo que requieren para tener éxito en el nuevo año 2016…? En mi opinión, aquellas que hicieron sus deberes con antelación suficiente y se prepararon con más tiempo.

Los presupuestos y objetivos del 2016 deben de estar completamente acabados ANTES de final del año 2015, para empezar desde el 2 de enero a tope para lograrlos y disponer de 52 semanas para ello…

Otros competidores seguirán mirando su retrovisor, tratando de entender lo que les pasó en este año, que deben cambiar en 2016 y como pueden establecer mejores metas y prioridades clave para este nuevo ejercicio. Este tipo de empresas que no se han preparado antes, ya empiezan el ejercicio “con retraso”. Normalmente hasta finales de marzo (final del primer trimestre) no tienen el presupuesto del todo validado, y ya “sólo” disponen de 40 semanas para entregar los resultados que se espera de ellas.

Os imagináis el “poder” que tiene disponer de +12 semanas de acción concreta en pro de unos objetivos bien fijados con antelación, para las empresas que se han preparado, frente a la competencia que no lo ha hecho? Por ello estoy seguro de que “no prepararsees prepararse para caer” (Failing to prepare ispreparing to fail“)

¡Hasta la próxima!

Para seguir aprendiendo sobre cómo planificar con éxito tus relaciones con clientes y proveedores te recomiendo la lectura de esta guía que puedes descargar de forma gratuita en PDF:

 

POST - TOFU - Planificación paso previo a ejecución  [Duplicate]