Los proveedores son una parte muy importante dentro del desarrollo de las actividades logísticas. Es por ello, que además de realizar una buena elección de los mismos se debe proceder a lo que se conoce como homologación de proveedores.

Se entiende por homologación de proveedores al proceso mediante el cual una empresa define qué proveedores están preparados y cualificados para poder ser sus suministradores.

 

TEXT - TOFU - Aspectos clave estrategia operaciones

 

Pasar a los proveedores por un proceso de homologación ayuda a obtener más calidad en el servicio prestado, a correr menos riesgos, a obtener un mejor precio y a no perder tanto tiempo en la búsqueda posterior de proveedores.

 

Métodos por los que se puede hacer la homologación de proveedores

Son diferentes las formas que existen para proceder a la homologación. Cada empresa escogerá la que más le interesa en relación a sus necesidades e, incluso, a la relación existente con el proveedor en sí.

  • Auditoría. Este método suele ser el más habitual para realizar la homologación. Consiste en un cuestionario definido previamente mediante el cual se van dando puntuaciones al proveedor en diferentes aspectos. Es la puntuación final la que decide si el proveedor está homologado o no.
  • Prueba de productos. En este caso lo que se hace es un test del producto que comercializa el proveedor para ver si éste encaja con las necesidades de la empresa.
  • Histórico. Esta homologación hace referencia a aquellos proveedores que ya llevan un tiempo trabajando con la empresa con resultados satisfactorios.

 

Fases en la homologación de proveedores

A la hora de hacer una correcta homologación de los proveedores es necesario seguir una serie de pasos para asegurar que se valoran todos los puntos necesarios.

  1. Hacer un listado de proveedores. Lo primero es tener claro a qué proveedores se va a evaluar para ver si pueden trabajar con la empresa. Con este listado se debe hacer un análisis previo conociendo de antemano qué necesidades tiene cada proveedor y poder así clasificarlos.
  2. Pasar un cuestionario de homologación. Se tendrán que preparar los puntos que se quiere evaluar para ver si estos proveedores se acercan a los que se necesita: periodo de pago, calidad del material, seriedad, eficacia… todo aquello que se considere relevante para valorar el proveedor.
  3. Evaluar las respuestas de los proveedores. Hay que analizar qué respuesta han dado los proveedores y puntuarles en base al estándar que se haya establecido en la empresa.
  4. En el caso que se decante por hacer visita a la empresa, éste es el mejor momento para hacerla. En ella se comprobará de primera mano las instalaciones del proveedor y si éstas son lo que precisa la empresa.
  5. Emitir el informe de homologación. Un vez concluida la visita y analizado todos los resultados, hay que realizar un informe de homologación que diga si el proveedor es apto o no.

Bien sea por un método o por otro, gracias a la homologación se obtendrá un listado de proveedores que pueden trabajar con la empresa, un listado que deberá entregarse a todo el personal que tenga posibilidades de tratar con ellos.

 

POST - TOFU - Aspectos clave Estrategia