Disponibilidad y cualificación son dos de las principales limitaciones al rendimiento en la logística internacional. En la actualidad, el e-commerce hace aumentar la necesidad de mano de obra para satisfacer el volumen de pedidos que deben gestionarse a diario y, sin embargo, la fuerza de trabajo disponible se va reduciendo, a medida que aumenta la proporción de trabajadores del conocimiento y que la natalidad disminuye en Occidente.

 

TEXT - TOFU - Profesionalización Compras

 

Así lo pone de manifiesto un reciente informe de DHL, donde anuncia que “en los próximos 30 años, sólo en Estados Unidos serán necesarios 35 millones de trabajadores”. Estos hechos son el impulsor de la proliferación de la robótica aplicada a distintas funciones en un entorno de logística internacional.

 

Logística internacional y robots

Los robots están aquí para optimizar resultados en la logística internacional, a pesar de que “el 80% de los almacenes todavía operan de forma manual y si soporte alguno de la automatización” (St. Onge Company internal survey of customers).

Con un 15% de las plantas mecanizadas, queda un escaso 5% de las organizaciones que ya han puesto en marcha la automatización, pese a que todavía conservan empleados en algunas funciones clave.

La robótica aún se combina con el talento humano, incluso a nivel de planta, en este porcentaje de organizaciones que no dudan en apostar por la innovación para dar un impulso a sus capacidades de logística internacional.

No obstante, sus cotas de rendimiento se han ampliado considerablemente, logrando así satisfacer la exigencia de una demanda que llega de todas partes y por todos los medios, como es propio de cualquier entorno omnicanal y de las cadenas de suministro globales. El trabajo 24/7 necesita del apoyo de robots, que toman el relevo a los humanos, liberándoles de las tareas más arriesgadas y pesadas, como:

  • Las operaciones de carga y descarga: vaciar o llenar un contenedor es un trabajo intensivo en mano de obra y, además, uno de los que más recursos consumen dentro de un almacén logístico.
  • Los trabajos de picking: un operario de este área camina entre 12 y 24 kilómetros por jornada de trabajo, como media (BusinessInsider) y, hoy día, con la ayuda de los robots de picking estacionarios, podrían acortar estas distancias en gran medida, esperando en un punto a que el robot recoja todos los ítems de una estantería para entregárselos. En algunos almacenes, se han incorporado robots de picking móviles, que se encargan de hacer todo el trabajo.
  • Las tareas de empaquetado y personalización: extraer productos, recolocarlos, etiquetarlos… al cabo del día, supone un consumo de tiempo extraordinario que, con la ayuda de la robótica se puede reducir a minutos, permitiendo que los empleados de este área se dediquen a otras tareas más relevantes o prioritarias.

 

La robótica supone una inversión importante, que no todas las organizaciones pueden permitirse y también requiere del rediseño de los lugares de trabajo y la formación de los empleados que van a trabajar en el nuevo entorno automatizado. Sin embargo, para las cadenas de suministro que ya han implementado este tipo de innovación resulta evidente el aumento de eficiencia, la minimización del riesgo y la mejora en los resultados de su logística internacional.

¿Conoces estos modelos de robot? ¿Crees que podrías rentabilizar la inversión en alguno de ellos para tu almacén logístico?

 

POST - TOFU - Profesionalización en la gestión de compras