La innovación incremental es la base para el crecimiento sostenible que se basa en la tecnología de hoy para garantizar un mañana mejor. Más allá de apuntar hacia cambios drásticos, grandes hazañas innovadoras o transformaciones radicales que, por otra parte, muy raras veces se dan; la mejor estrategia es el esfuerzo continuo.

Management and Innovations concept on the gearwheels

Management and Innovations concept on the gearwheels

Créditos fotográficos: istock AlexLMX

Si estás interesado  en este tema, también te recomendamos la descarga de  forma gratuita de nuestra guía sobre tendencias de futuro de la Supply Chain

TEXT - TOFU - Tendencias de futuro SC 2020

Innovación incremental: el que la sigue la consigue

La mayoría de las innovaciones en la gestión de la cadena de suministro se construyen sobre los logros existentes, usando métodos conocidos y tecnologías reconfiguradas en lugar de inventar otros nuevos. Pese a que el planteamiento pueda parecer poco creativo y menos ambicioso, lo cierto que la innovación incremental, así planteada, representa una de las armas más poderosas que las empresas tienen para mantenerse a la vanguardia y mejorar posiciones, dejando atrás a la competencia.

Las claves de la innovación incremental son:

  • Centrarse en mejorar los propios productos (o la forma en que se produce la oferta y entrega a los clientes) a través de, por ejemplo, la consecución de precios de lanzamiento más bajos o incorporando nuevos servicios, más completos y con características añadidas. A diferencia de otros tipos de innovaciones, más disruptivas, que lo que hacen es redefinir la propuesta de valor, cambiando así la oferta de productos porque se centran en los resultados y no en los procesos.
  • Al conocer mejor los procesos en los que se basa, mediante la innovación incremental es posible hacer efectiva la reducción de costos, acortar los tiempos de ciclo y elevar el nivel de calidad. Todo ello ayuda a mantener la posición competitiva de la empresa.
  • Entender la innovación como un proceso, una carrera de fondo que no termina, sino que continúa revisándose para encontrar las áreas susceptibles de mejora. Implica un movimiento hacia adelante a un ritmo constante.

Con el fin de aprovechar plenamente la capacidad innovadora disponible, las compañías deben distinguir entre las variedades de innovación incremental y disruptiva, teniendo siempre claro lo que se necesita para que sus resultados apoyen la consecución de los objetivos estratégicos de la organización, evitando errores graves que puedan frenar el potencial competitivo del negocio.

 

Buscando la perfección: innovación incremental

Es fácil dejarse cautivar por los nuevos descubrimientos que transforman los cimientos de una empresa, un mercado y llegan a influir en los hábitos de consumidores y usuarios. Pero hay que tener en cuenta que, apostar por este tipo de estrategia innovadora puede no ser rentable. La cantidad de recursos que hay que emplear para comenzar a obtener algún resultado, nunca justificaría su inversión, y además, en ningún caso se tendría la garantía de alcanzar el éxito.

La innovación incremental, desde su perspectiva sostenible, reporta beneficios consistentes, que se pueden medir, y llegan en forma de:

  • Aceleración de la velocidad de respuesta.
  • Reducción de costes.
  • Mejora de la calidad.

Estas ventajas son fruto de la buena planificación, la profundización en procesos, sistemas, actividades y aportaciones individuales a la cadena de suministro y presentan importantes paralelismos con la filosofía kaizen, la mejora continua y la reingeniería de procesos de negocio (BPR).

Post relacionados:

POST - TOFU  - Tendencias de futuro [Duplicate]