Lean Project management: origen y requisitos

El Lean Project management se centra en la reducción de residuos. A diferencia del enfoque ágil, que se enfoca en responder y adaptarse al cambio, la gestión de proyectos Lean enfatiza la eficiencia a través de la diligencia. ¿Te interesa descubrir sus puntos más importantes?

 

Lean Project management: qué es y qué requiere

La gestión de proyectos Lean tiene sus raíces en la fabricación ajustada. En un sistema productivo los costes pueden aumentar fácilmente, por ejemplo, si las piezas se solicitan al proveedor demasiado tarde, podrían no llegar a tiempo y producir cuellos de botella o requerir una mayor inversión, que terminaría comiéndose los beneficios.

 

TEXT - TOFU - Planificación CdS

 

Cualquier retraso en la producción podría aumentar los costes exponencialmente, ya que la fabricación es costosa y sensible al tiempo. Teniendo eso en cuenta, hay que plantear la gestión desde un enfoque ajustado.

El Lean Project management impone algunos requisitos para el éxito:

  1. Que se identifique lo antes posible el valor que el producto entregará al cliente.
  2. Que se defina un «flujo de valor» que detalle cada paso y cada proceso desde la planificación hasta la implementación, momento en el que cada paso fluya sin esfuerzo hasta el siguiente.
  3. Que se averigüe la forma de impulsar la mejora continua del flujo de valor, identificando imperfecciones en los procesos, a medida que avanza el proyecto.

Está claro que los datos impulsan la gestión de proyectos Lean. Por eso, las empresas deben fomentar la comunicación constante, adquiriendo información y métricas sobre cada indicador clave para fomentar un entorno Lean. Sin un seguimiento continuo, la gestión de proyectos ajustada fallaría.

Se podría decir que la gestión de proyectos Lean busca la perfección. Los gerentes de proyectos Lean elaboran mapas detallados de todo el proyecto, investigando asiduamente cada aspecto del diseño y desarrollo, y hacen referencias cruzadas de requisitos y plazos.

Lean lleva más tiempo siendo utilizado que el enfoque ágil, ya que comenzó en la década de 1950. Desde entonces, también se ha adaptado a las necesidades de startups y empresas tecnológicas.

La implementación del Lean Project management suele responder a un sencillo proceso de tres pasos:

  1. Aprender
  2. Medir
  3. Construir

Este proceso requiere de información y por eso parte de datos, que se recopilan a través de la práctica, así, la experiencia se convierte en datos que luego se aplican para hacer que el siguiente proceso sea más eficiente.

La aplicación de la gestión ajustada necesita de los recursos suficientes para asegurar que todas las personas que intervienen en los procesos cuentan con la capacitación suficiente para aplicar sus principios de forma adecuada.

El principal reto es que, algunas empresas no quieren invertir, ya que piensan que no es necesario, al considerar que un proyecto es un esfuerzo temporal. Sin embargo, las ventajas del Lean Project management en la práctica demuestran, desde los primeros momentos de cualquier iniciativa que apostar por este enfoque es la decisión adecuada, en el corto y largo plazo.

¿Te estás planteando recurrir a la gestión ajustada para recortar costes y mejorar el aprovechamiento de los recursos disponibles en tu organización? ¿Cuándo vas a empezar a aplicar Lean Project management en tus iniciativas?

 

Créditos fotográficos: joreks y deucee_

 

POST - TOFU - Planificación cds


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario