Los recientes desarrollos en tecnología de la información, y en particular los que se dan en el ámbito de internet, han creado una explosión del valor económico potencial de las iniciativas de colaboración. Muchas de las nuevas formas de colaboración se basan en la integración económica y se despliegan en las funciones de planificación, previsión e innovación.

iStock_000036765702_Small

Créditos fotográficos: istock alice-photo

A través de vías enlace de comunicación interactiva se desarrollan programas entre socios comerciales, y entre entes públicos y privados, donde se intercambian datos de planificación, seguimiento y forecasting gracias al uso de una red centralizada, que tiene muchas ventajas en comparación con las formas tradicionales de comunicación bidireccional por correo, mensajería, teléfono o fax.

Cualquier iniciativa orientada a la integración económica en el marco de colaboración de la cadena de suministro requiere de diferentes niveles y tipos de cooperación entre los socios del supply chain, que van desde lo transaccional hasta lo operativo o lo interactivo. Mientras que en los primeros casos no se requiere mucha información compartida para la toma de decisiones (se trata de métodos de integración económica de aplicación más sencilla); en modelos de relación más interactivos, sin embargo, se precisa un acceso a los datos mucho más depurado, si se busca que apoye la planificación conjunta y, en algunos casos, la toma de decisiones compartida. Este tipo de relación requiere una cooperación más profunda, además de la voluntad y la capacidad de aprender nuevas habilidades. En estos casos, los límites entre las empresas se difuminan, la información (propia o proveniente de otras fuentes) es compartida ampliamente, como lo son las decisiones, inversiones y activos.

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre la cadena de suministro global

TEXT - TOFU - Radiografía cds global

Los tres niveles de colaboración en supply chain que impulsan hacia la integración económica

La motivación, la transparencia y la habilidad necesaria en este tipo de relaciones interdependientes son la clave para alcanzar el nivel de cooperación necesario que, generalmente, se logra alcanzar haciendo un importante esfuerzo para conseguir la transformación que se precisa.

La integración económica es la meta y, para ello, los responsables de la gestión de la cadena de suministro pueden entender sus acciones colaborativas de tres formas diferentes:

1. Colaboración estratégica:

  • Se ocupa de diseño y configuración de las relaciones estructurales entre una empresa y sus proveedores y clientes.
  • El alcance de este tipo de actividades incluye la segmentación de clientes, el diseño de canales, los enfoques de aplazamiento, el diseño de redes, el servicio al cliente, la planificación del territorio, el planning de abastecimiento, las negociaciones del contrato de servicios y el desarrollo conjunto de productos.

2. Colaboración táctica:

  • Se ocupa de aspectos relativos a la planificación de las operaciones.
  • Abarca actividades tales como la planificación y coordinación de la función de abastecimiento, la producción, la distribución, la demanda, el transporte, el balance de oferta y demanda y la disponibilidad de productos.
  • También se ocupa de las tareas de seguimiento y de la integración del conocimiento extraído de la retroalimentación en la toma de decisiones.

3.Colaboración operacional:

  • Incluye el día a día las actividades transaccionales.
  • Se encarga de resolver las cuestiones relativas a la gestión de pedidos, facturación, seguimiento de los indicadores financieros, control de inventario y gestión de materias primas y recursos.

Sea cual sea la forma de colaboración escogida para hacer realidad el objetivo de integración económica, lo cierto es que esta forma de gestionar la cadena de suministro requiere de nuevas habilidades al responder a un enfoque más complejo. Flexibilidad, agilidad y profesionalidad son necesarios para la gestión de procesos y operaciones. El negocio ha de estar preparado para:

  • Adaptarse a las nuevas tendencias con el dinamismo adecuado.
  • Mejorar sus capacidades de comunicación interna y externa.
  • Traducir los datos del cliente en impulsos para la acción.
  • Apoyarse en la tecnología para hacer posible la implementación de plataformas y sistemas de información compartida.
  • Emplear los datos para ajustarse a los cambios en condiciones óptimas y minimizando los desechos y tiempos muertos.
  • Utilizar la información para una mejor alineación de la oferta y la demanda.
  • Reducir los costos totales de transacción gracias a la gestión adecuada de costes y beneficios.

 

POST - TOFU -  Radiografía CdS