Plan de producción: Cómo realizarlo para tener todo bajo control

Una herramienta imprescindible para poner en funcionamiento a una empresa o al proceso productivo de una cadena de suministro es el Plan de Producción. Elaborar este documento guía con vistas a un horizonte temporal fijado será determinante para definir y desarrollar todo lo que concierne a la producción y a la consecución de objetivos empresariales.

La información y la tecnología son retos que se ponen al servicio de la Supply Chain. En los procesos productivos, ambas deben orientarse a una mejora de todo el conjunto de actividades que están destinadas a la transformación de recursos, bienes y/o servicios. Siempre hay que estar actualizados para una continua mejora de habilidades y sacar el máximo partido de todo aquello que nos ayuda a ser más eficientes.

 

TEXT - TOFU - Sectores producción industrial

 

Por eso, para empezar, realizar un Plan de Producción basado en el Plan Estratégico de la empresa y en la propia estructura del negocio hará posible que podamos tenerlo todo planificado y bajo control

 

Objetivo del plan de producción en una Supply Chain

El Plan de Producción define la capacidad productiva del negocio en función del Plan Estratégico de la empresa. Hoy en día satisfacer al cliente en los plazos de entrega adecuados es un desafío, ya que hay que planificar con gran precisión los periodos de fabricación, la disponibilidad del equipo y, además, responder ante imprevistos de manera coordinada y eficaz.

Por tanto, para llevar a buen término los objetivos empresariales e incrementar la productividad, el Plan de Producción debe recoger todo lo vinculado a nivel técnico y organizativo en el proceso de producción de una empresa. En él se deberán detallar, por tanto, cómo deberán ser todos los procesos industriales, considerando desde la fabricación de los productos hasta los recursos materiales, técnicos y humanos que habrá que movilizar.

En líneas generales, podríamos decir que el objetivo de un plan de producción es el de acortar la duración de las operaciones maximizando la utilidad de la capacidad de las instalaciones, equipo y personal para mejorar el servicio al cliente. Con ello minimizamos los costes, los cambios en el ritmo de producción, así como las variaciones en la plantilla.

 

Plan de producción: ¿Cómo hacerlo?

El Jefe de Producción es la persona encargada de organizar y cumplir con todo lo que cubre el plan de producción, puesto que es quien deberá dirigir la adecuada gestión de los recursos para generar bienes. Esta persona supervisará las siguientes etapas por las que se debe elaborar nuestro plan:

  • Previsión de la Demanda: Identificar la demanda de cada producto será de gran importancia para, por ejemplo, cómo vamos a proceder en la gestión de compras o en la relación con los proveedores. Para poder realizar esta primera etapa deberemos irnos al Plan de Empresa. En él se explica la planificación estratégica en la que se guía la compañía y se incluye información que nos servirá. 
  • Identificar los recursos que son necesarios para atender la demanda: Gracias a esta estimación podremos calcular los recursos tales como la mano de obra, los materiales, los bienes de equipo, etc. Gracias a esta planificación se tendrá en cuenta la minimización de stocks en el control de inventarios y, por ende, los costes de almacenamiento. Asimismo, en esta fase se especificarán los productos que serán fabricados, las cantidades y los periodos para, de esta forma, determinar las cargas de trabajo o la duración de las jornadas.
  • Desarrollo de las estrategias a seguir en los procesos de producción: Estas estrategias serán dirigidas por el director de operaciones en coordinación con el jefe de producción y otros miembros clave del equipo de la Supply Chain. Por ejemplo, una estrategia muy considerada por las empresas es la del plan de seguimiento de la demanda, con el que la empresa adapta su ritmo de producción a las necesidades de la demanda.
  • Analizar la capacidad de la empresa para resolver conflictos: Para ello hay que estudiar cuáles pueden ser las medidas necesarias antes de que dichos conflictos afecten negativamente a la empresa, sus trabajadores o clientes.

 Así, con un plan de producción bien orquestado lograremos cometer menos errores en la toma de decisiones para el transcurso de las operaciones del negocio, minimizar averías, caídas de suministro, problemas de presupuesto, etc. 

 

POST - TOFU - Sectores producción industrial


Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario