10La gestión de la economía a través de la política monetaria expansiva y contractiva ha sido una práctica habitual en países desde la década de los cuarenta, cuando el economista John Maynard Keynes introdujo el concepto por primera vez. La política monetaria expansiva aumenta la cantidad de dinero que circula en la economía, mientras que la política monetaria restrictiva reduce el líquido de una economía, por lo que es frecuentemente utilizada para prevenir y evitar la inflación.

iStock_000036383734_Small

Créditos fotográficos: istock Romolo Tavani

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos, la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre gestión de proyectos logísticos

TEXT - TOFU -  Eficiencia Costes logísticos

Ventajas de la política monetaria restrictiva

La desaceleración de la inflación es la ventaja más notable de la política monetaria restrictiva. De hecho, responde a su objetivo principal. Cuando las economías se encuentran en pleno auge siempre surge la incertidumbre asociada a la aparición de la inflación. Para evitar que se dé esta situación, el gobierno puede poner en práctica distintos métodos, como la desaceleración de su propio gasto o el incremento de las tasas de interés.

Si se pone en práctica a tiempo, una política monetaria restrictiva consigue enfriar los mercados, actuando en la demanda a nivel global. Además, consigue también estabilizar los precios. Estas acciones logran provocar un aumento en la confianza del consumidor, que ayuda a mantener la economía en equilibrio y fomenta patrones de gasto estables, que benefician también a las empresas al permitirles mejorar su capacidad de previsión.

 

El principal inconveniente de la política monetaria restrictiva.

El aumento del desempleo es el mayor inconveniente de la política monetaria restrictiva y se debe principalmente a dos motivos:

  • El aumento de las tasas de interés.
  • El reducción de la demanda de productos y servicios.

Dado que las empresas retrasan sus tasas de crecimiento, contratan menos empleados y los aumentos en el desempleo cuestan al gobierno dinero. El incremento de los subsidios de desempleo, acompañado por un ascenso también en los gastos de servicios sociales son dos de los costes que los gobiernos deben sopesar cuidadosamente para determinar si compensan los beneficios económicos que reporta la reducción de la inflación.

Las tasas de desempleo más altas también pueden sacudir la confianza del consumidor si el pico tiene lugar en un plazo de tiempo breve, que se percibe como inesperado, reduciendo la demanda de muchos productos y servicios, por lo que la contracción económica termina siendo a veces más severa de lo que los impulsores de política monetaria restrictiva podían prever. Además, como un subproducto de la desaceleración del motor económico, la producción se reduce en las economías que aplican este tipo de políticas.

El problema es que, una vez que esto ocurre, puede llevar años el encarrilar de nuevo a las empresas que han perdido su ritmo de producción. Si la política monetaria restrictiva se lleva a la práctica sin haber calculado bien todos los efectos que puede desencadenar, la economía se verá dañada al someterse a una restricción mucho más fuerte de lo previsto. Este escenario, lejos de tener beneficios, puede ser el culpable de lanzar al país a un bucle de recesión.

Post relacionados:

 

POST - TOFU - Eficiencia costes logísticos [Duplicate]