La preparación de pedidos en almacén no es la única función que puede actualizarse para impulsar espectaculares mejoras del rendimiento en la cadena de suministro. La tecnología juega un papel determinante en todos estos cambios que puedes empezar a plantearte para aumentar la productividad y minimizar errores.

 

Formación para la carrera en Supply Chain

 

Preparación de pedidos en almacén: la tecnología más rentable

Los avances de la tecnología permiten mejorar la productividad de un almacén gracias a la introducción de algunas herramientas. Además de la preparación de pedidos en almacén, los procesos que deberían iniciar una transformación son:

  1. Gestión de pedidos: la computación en la nube hace posible que, con base en una plataforma cloud, se puedan producir intercambios de información en tiempo real entre las diferentes unidades de negocio. La inmediatez en las comunicaciones reduce las latencias, garantizando una experiencia de cliente mejorada. Merece la pena invertir en plataformas colaborativas, desde sistemas de gestión y control de stock en almacén en la nube a plataformas de eSourcing.
  2. Recepción de pedidos: previa a la preparación de pedidos en almacén es necesaria su recepción. En lo que respecta a este proceso hay que tener en cuenta que, cuanta más manipulación necesita una mercancía y cuanto mayor es el número de personas involucradas, más tiempo y dinero se está perdiendo. Los materiales deben ser recibidos y almacenados con total exactitud y, para lograrlo, la sincronización es imprescindible. El ERP o el SGA pueden ayudar a alcanzar cotas de productividad superiores si se combinan con el uso de tecnologías como la RFID.
  3. Picking: es el proceso nuclear de la preparación de pedidos en almacén, el más intensivo en mano de obra y el que acumula las tasas de error más elevadas. Se trata del proceso que más caro sale a las cadenas de suministro y, para reducir costes aumentando la eficiencia es preciso introducir algunos cambios. Picking por voz o por luz, robots de picking y una escrupulosa gestión de SKUs, o la incorporación de Smart labels (etiquetas inteligentes) puede contribuir a alcanzar objetivos en esta área. Por supuesto, no hay que olvidarse del etiquetado y embalaje, donde la automatización y los sistemas de clasificación son imprescindibles.
  4. Carga y envío: lo primero que se carga en el camión es lo último que sale de él, por lo que hay que tener previsto que la introducción de las mercancías debe hacerse en el orden inverso. Además de un sistema de gestión que evite errores, resulta conveniente contar con sistemas GPS, que pueden ayudar a optimizar carga, enrutamiento y entregas, contribuyendo a garantizar la satisfacción del cliente.

 

Por último, hay que recordar que la eficacia en la preparación de pedidos en almacén dependerá en gran medida de la eficiencia del diseño de la planta. La organización del almacén es extremadamente importante y, por eso, debe tratarse de minimizar los desplazamientos de los operarios, aprovechar al máximo el espacio disponible, lo que implica explotar la verticalidad de las áreas e introducir la automatización cuando sea posible.

¿Ya sabes cómo batir tus propias marcas en la preparación de pedidos en almacén con el apoyo de la tecnología?

 

Formación para la carrera en Supply Chain


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)