La infraestructura logística para el transporte de mercancías es un elemento estratégico para cualquier país. Partiendo de esta premisa, la periodista Susana Blázquez publica en El País un análisis de la situación actual del sector del transporte ferroviario de mercancías en España.

La situación de partida de este sector es la de un mercado en la que la operadora estatal Renfe Mercancías ocupa una posición dominante del mercado, pero como se indica en el artículo y según las palabras de Juan Diego Pedrero, gerente de la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas, esta compañía “practica una estrategia de precios depredadores y desproporcionados que arrastran a todo el sector a una situación insostenible, y a la propia Renfe a unas pérdidas millonarias recurrentes que son compensadas con las subvenciones de otras líneas de negocio”.

iStock_000015839539_LargeEste podría ser uno de los motivos por los que el sector privado no acaba de ganar cuota de mercado desde que en 2006 comenzó la liberalización del sector. El caso es que desde ese año, las siete empresas privadas dedicadas al transporte de mercancías por vía férrea apenas han conseguido un 20% de cuota de mercado.

Los operadores privados inciden en que el proceso de liberalización estuvo mal ejecutado y, a pesar de las malas prácticas con las que Renfe estaba hundiendo los precios, el Estado no hizo las inversiones necesarias para adaptar la red ferroviaria española al ancho europeo. Esto tiene una serie de consecuencias perjudiciales para los transportes europeos, como una menor capacidad de carga. Además, los horarios de las terminales de carga no se adaptan a la logística internacional y la pérdida de negocio es evidente. En los últimos 10 años, el mercado ha caído a la mitad, mientras que en países de la UE ha crecido en torno a un 4% de media.

El problema actual de Renfe

Actualmente, el gobierno busca un socio industrial que potencie el transporte de mercancías. Según declaraciones de la ministra de Fomento, Ana Pastor, el proceso consistiría en un concurso público mediante el cual se seleccionará al socio más conveniente. Conscientes de la importancia de este sector, se busca transformar una empresa deficitaria en un “elemento de competitividad y crecimiento económico”. En palabras de la ministra, “Se trata de una medida muy positiva para la totalidad del sector del transporte de mercancías, dado que cada vez tenemos mejores vías, ya podemos conectar con Francia a través de vías de ancho europeo, y España cuenta con una buena posición geoestratégica”.

El problema es que parece bastante improbable que algún inversor pueda quiera hacerse cargo de una empresa con una deuda de 326 millones de euros frente a un capital de 377 millones y que ya calcula unas pérdidas de más de 60 millones de euros para este año.

La importancia de un buen sistema de transporte de mercancías es crucial. Como bien se indica en este artículo, el coste en logística supone cerca de un 10% del valor total de un producto. De hecho, el objetivo para 2050 es que más de la mitad del transporte de larga distancia se realice por ferrocarril o vías fluviales. Una decisión que es ampliamente aceptada por los conductores de camiones, si tomamos como ejemplo las declaraciones de Dulsé Díaz, portavoz de la Confederación Española de Transporte de Mercancías: “Estaría encantado de poder montar el camión en Almería para llegar a Alemania, sale más barato y evito problemas. Ya lo hacemos con los barcos, llevan camiones al norte de Europa y a Italia”.

El sector logístico ferroviario español necesita un cambio urgente para llegar a articular una red importante de mercancías con Europa y, a medio plazo, con África. Pero se deben superar los problemas que acertadamente son analizados en este artículo:

  • Problemas en la infraestructura, especialmente con el ancho de vía.
  • Horarios de terminales para compatibilizar con el transporte internacional.
  • Precios del transporte que fomenten la competitividad en el sector.

Post relacionados:

POST - TOFU - Transporte intermodal