Desde el amigable Wall-E y útil R2D2 hasta los mundos utópicos que se muestran en películas como Matrix o Terminator, los robots han capturado nuestra imaginación y visiones de futuro durante años. Pero ahora, la ficción se está acercando rápidamente haciendo posible las interacciones entre los seres humanos y la inteligencia artificial, convirtiéndose en parte integrante de nuestra rutina diaria. Tras diez años de trabajo, una nueva norma ISO para la seguridad de los robots de cuidado personal ha dado pasos audaces en esta dirección.

Los robots están muy presentes en el el campo de la medicina, en la automoción, e incluso en los juguetes, pero hace poco un nuevo “ser” ha sido creado para dar servicio al ser humano, pero un servicio real de ayuda, no en forma de aspiradores inteligentes. Estos robots son asistentes físicos de personas, son capaces de entender la voz del ser humano y sus gestos, pueden reaccionar al tacto y pueden conectarse a su sistema nervioso. Robots capaces de leer nuestra mente a través de la actividad de las ondas cerebrales.

La Organización Internacional para la Estandarización (ISO, por sus siglas en inglés) ha definido los parámetros por los que se deben regir los robots creados para atender y cuidar personas, y ha sido elaborada por científicos expertos en robótica; la ISO-9001 es para la gestión de calidad lo que la ISO-13482 (https://www.iso.org/obp/ui/#iso:std:iso:13482:ed-1:v1:en) será para estos asistentes mecánicos: una referencia mundial.

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuia de nuestra guía sobre exportación
TEXT - TOFU - Sectores producción industrial

El profesor Gurvinder Virk, coordinador de los 14 expertos de 50 países que desarrollaron la norma, considera que los robots siempre se han utilizado en el sector de la manufacturación sin tener un acercamiento a las personas; en este sentido, la ISO-13482 logrará garantizar la seguridad del individuo en el momeento en el que haya un acercamiento con robots domésticos.

De momento, ya existe un aparato en el mercado que ha sido desarrollado de acuerdo con las leyes ISO; es un exoesqueleto (un traje robótico que fortalece las extremidades de quien se lo pone) de la firma japonesa Cyberdyne, denominado Hal.

Pero una cosa es un traje y otra muy distinta es tener a un robot andando por nuestra casa; pues esto mismo piensa la población europea. En un Eurobarómetro elaborado por la Comisión Europea destinado a conocer la opinión de la población (http://esmateria.com/wp-content/uploads/2014/04/robots.png), los resultados no fueron del todo positivos: a la pregunta “¿Qué ámbitos deberían estar prohibidos para el uso de robots?”, el 60% de los europeos respondió espontáneamente que debía vetarse su uso en el cuidado de niños, ancianos y discapacitados, seguido de un 34% que señaló la Educación y un 27% que indicó la Sanidad.

¿Superará la ficción a la realidad o será al revés? Tendremos que esperar para saber hacia dónde se decanta la balanza.


Post relacionados: