Prospección de mercado: definición y procedimiento

La prospección de mercado es el paso previo a la puesta en marcha de nuevas ideas de negocios o la toma de decisiones como la de aprovechar determinadas oportunidades. Este análisis ayuda al negocio a poner el foco en las opciones que realmente pueden valer la pena, las que tienen el mayor potencial de éxito.

Perseguir demasiadas iniciativas de crecimiento puede ser peligroso para cualquier negocio, por eso, es preferible concentrarse en un pequeño conjunto de iniciativas prometedoras. Pero ¿cómo saber cuáles pueden considerarse así? Aquí es donde interviene la prospección de mercado, que permite evaluar el atractivo de una nueva oportunidad de mercado y la priorización de las alternativas de crecimiento empresarial.

 

¿Qué es una prospección de mercado?

Una prospección de mercado es una evaluación cuantitativa y cualitativa de un mercado. A través de este análisis se investigan cuatro aspectos generales:

  1. El tamaño del mercado, tanto en volumen como en valor.
  2. Los diversos segmentos de clientes y patrones de compra.
  3. La competencia.
  4. El entorno económico, en términos de barreras de entrada y regulación.

 

¿Para qué sirve una prospección de mercado?

El objetivo de una prospección de mercado puede ser mostrar a los inversores que se conoce bien el entorno donde se moverá el negocio y que el mercado es lo suficientemente grande como para construir un proyecto sostenible.

 

TEXT - TOFU - Lean SC

 

También es habitual emplear la prospección de mercado como instrumento interno, para tomar decisiones estratégicas en base a las circunstancias del ecosistema empresarial y lo que le rodea, minimizando el riesgo.

 

 

¿Cómo se lleva a cabo una prospección de mercado paso a paso?

La prospección de cualquier mercado puede completarse siguiendo cuatro pasos básicos. Se trata de los siguientes:

  1. Investigar a los clientes y la competencia. Hay que analizarlos a diferentes niveles para poder determinar si la demanda de un producto / servicio es real y si la expansión en un nuevo mercado potencial vale la pena para la empresa. Para ello es preciso:
    1. Identificar segmentos de consumidores que compartan características comunes tales como edad, sexo, educación, ingresos, ocupación y lugar de residencia, o variables como estilo de vida y valores. Tener en cuenta también la motivación del consumidor.
    2. Identificar a los competidores clave y evaluar sus fortalezas y debilidades. También puede resultar de gran utilidad tratar de averiguar estrategias de crecimiento específicas y formas de diferenciar sus productos y servicios.
  2. Obtener una visión general del mercado. Evaluar a clientes y competidores no es suficiente, ya que, conformarse con esta perspectiva hace correr el riesgo de limitar la toma de decisiones, dejando aspectos importantes sin considerar. Para adquirir esta visión holística hay que buscar respuesta a preguntas como las siguientes:
    1. ¿Cuál es el tamaño del mercado?
    2. ¿A qué velocidad se está expandiendo o contrayendo el mercado?
    3. ¿Cuántos compradores hay?
    4. ¿Cuáles son las barreras de entrada?
    5. ¿De cuánto poder de negociación disponen los proveedores?
    6. ¿Cómo de intensa es la competición?
    7. ¿Existe una amenaza de nuevos participantes o productos o servicios sustitutos?
  3. Explorar las oportunidades adyacentes. Hacerlo con un enfoque sistemático y disciplinado puede ayudar a expandir los límites del negocio principal, por ejemplo, de un mercado geográfico a otro. La prospección de mercado permitirá conocer qué canales o marco de comercialización emplear y a qué segmentos de clientes dirigirse. Este enfoque proactivo puede resultar clave para superar a los rivales de manera rentable al encontrar formas de expandirse fuera del negocio principal.
  4. Comprender los factores del entorno empresarial. Dado que éste puede tener un profundo impacto en el rendimiento de la empresa y en la forma en que operan las industrias, no pueden pasarse por alto en la prospección de mercado la investigación de aspectos como los siguientes:
    1. Desarrollos tecnológicos.
    2. Regulaciones gubernamentales.
    3. Desplazamientos geopolíticos.
    4. Indicadores económicos.
    5. Políticas comerciales.
    6. Normas sociales y culturales

 

Recopilar y sintetizar información sobre todas estas categorías puede llevar mucho tiempo, esfuerzo y experiencia, pero la ayuda que brinda una prospección de mercado bien planteada y cuidadosamente ejecutada es muy valiosa para el futuro del negocio.

 

Créditos fotográficos: Jirapong Manustrong y relif

 

POST - TOFU - Lean SC


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario