Conceptos básicos de contabilidad que mejoran relaciones con proveedores

Conocer algunos conceptos básicos de contabilidad puede transformar los resultados de la negociación con proveedores e incluso mejorar la gestión de las relaciones con ellos. El modo de administrar las facturas recibidas es determinante para afianzar la alianza establecida con alguno de estos socios de negocios e, incluso, puede suponer un argumento a favor a la hora de exigir concesiones al sentarse en la mesa de negociación.

¿Qué son los conceptos básicos de la contabilidad?

Hay una serie de cuestiones conceptuales que uno debe comprender para desarrollar una base sólida sobre cómo funcionan las cuentas de una empresa. Los conceptos básicos de la contabilidad son términos que, definidos, ayudan a entender los principios contables clave para tomar decisiones operativas rápidas pero informadas en el día a día.

Saber qué son los conceptos básicos de la contabilidad, cuáles son y qué significan permite al empresario ahorrar tiempo y dinero, dos de sus recursos más valiosos.

Al hablar de contabilidad, hay que partir de siete ideas de base:

  • Concepto de acumulación. Los ingresos se reconocen cuando se obtienen y los gastos se reconocen cuando se consumen los activos. Este concepto significa que las empresas pueden reconocer ventas, ganancias y pérdidas en cantidades que varían de lo que se basaría en el efectivo recibido de los clientes o del pago efectivo a proveedores y empleados.
  • Concepto de conservadurismo. Los ingresos solo se reconocen cuando existe una certeza razonable de que se obtendrán, aunque no sucede lo mismo con los gastos, que se reconocen antes, cuando existe una posibilidad razonable de que se incurra en ellos. Este concepto tiende a dar lugar a estados financieros más conservadores.
  • Concepto de consistencia. Una vez que una empresa decide utilizar un método contable específico, debe continuar usándolo de forma progresiva. Al hacerlo, los estados financieros preparados en múltiples períodos pueden compararse de manera confiable. El de consistencia es uno de los conceptos básicos de contabilidad más importantes.
  • Concepto de entidad económica. Las transacciones de una empresa se mantienen separadas de las de sus propietarios. Al contabilizar de este modo, se previene la confusión entre de transacciones personales y de negocio en los estados financieros de una empresa.
  • Concepto de empresa en marcha. Los estados financieros se preparan bajo el supuesto de que la empresa permanecerá en operación en períodos futuros. Bajo este supuesto, el reconocimiento de ingresos y gastos puede diferirse a un período futuro, cuando la compañía aún está operando. De lo contrario, todo el reconocimiento de gastos en particular se aceleraría en el período actual.
  • Concepto de correlación. Los gastos relacionados con los ingresos deben reconocerse en el mismo período en que se reconocieron los ingresos. Al hacer esto, ya no existe el riesgo de diferir o duplicar el reconocimiento de gastos en periodos de informes posteriores. Con esto se consigue que quien accede a los estados financieros de una compañía pueda estar seguro de que todos los aspectos de una transacción se registraron al mismo tiempo.
  • Concepto de materialidad. Las transacciones deben registrarse cuando no hacerlo pueda alterar las decisiones tomadas por un lector de los estados financieros de una empresa.

Comprender los conceptos básicos de la contabilidad puede ayudar a hacer predicciones sobre el futuro de una empresa en función de las tendencias en ventas y costes. Esto ayuda a tomar decisiones financieras más inteligentes a largo plazo. Además, tener una comprensión básica de estos conceptos contables aumenta las probabilidades de éxito en la planificación estratégica del negocio.

 

Facturas y proveedores. 2 conceptos básicos de contabilidad

Los proveedores forman parte de la contabilidad de una empresa y por ello, aparecen reflejados en sus cuentas, formando parte del pasivo corriente. Se trata de sujetos de derecho con quienes se contrae obligaciones a cierto plazo, es decir, deudas que deben satisfacerse, por lo general, en un plazo inferior a doce meses.

A cambio de una serie de productos o servicios adquiridos, éstos envían una factura por importe determinado, que deberá ser satisfecho en un plazo cierto.

 

TEXT - TOFU - Radiografía cds global

 

La factura es uno de los conceptos básicos de contabilidad más importantes y, de hecho, queda reflejada en dos lugares diferentes:

  • La cuenta de pérdidas y ganancias: es donde se inscriben los gastos de la empresa y también sus ingresos. La peculiaridad de esta cuenta es que la factura quedará reflejada nada más ser recibida, aunque, en algunos casos, np exista obligación de satisfacerla abonando su importe hasta pasados 30, 45, 60 ó 90 días, en el mejor de los casos.
  • El estado de flujos de efectivo: en este caso sí que se anotan los cobros y pagos, por lo que habría que dejar constancia de las facturas que han sido pagadas.

 

Contabilidad y gestión de proveedores

Entender los conceptos básicos de contabilidad es el primer paso para llevar una administración de las cuentas actualizada y sin errores. Hoy día, lo habitual es apoyarse en programas informáticos para agilizar esta tarea y minimizar los fallos humanos y, de hecho, esta tendencia va en aumento, algo que confirma la llegada de las facturas electrónicas.

No hay que correr el riesgo que implica una mala gestión. Es importante mantener buenas relaciones con los proveedores pagando sus cuentas a tiempo ya que ello repercute en:

  • Un mejor trato por su parte. Al contrario de lo que sucedería con un cliente problemático que no paga a sus proveedores a tiempo, la puntualidad al hacer frente al abono del importe de las facturas es el mejor seguro para una predisposición positiva en la mesa de negociaciones.
  • Una relación de confianza. En ella cabe solicitar un descuento, pedir condiciones de pago más ventajosas o exigir mejoras, por ejemplo, en lo que respecta a la calidad de los productos o a la puntualidad en los plazos de entrega.
  • Una alianza a largo plazo. Se trata de uno de los objetivos de las organizaciones centradas en el cliente, puesto que saben que de la solidez de esta relación dependerá el éxito futuro de su marca y la satisfacción de los consumidores.

 

Una buena visión del flujo de caja es, junto al dominio de los conceptos básicos de contabilidad, la clave para optimizar los resultados en la función de abastecimiento, un área de importancia estratégica donde la profesionalidad es un valor en alza.

Créditos fotográficos: BrianAJackson y nd3000

POST - TOFU -  Radiografía CdS


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario