Las importaciones de ropa de Asia casi se han duplicado en la última década, según informa CBS. Los proveedores de ropa de China son los que tienen más mercado en la UE, siguiéndoles Bangladesh y Turquía (Eurostat).

No sólo eso, sino que, en los últimos 25 años, la participación de China en la producción manufacturera mundial ha aumentado del 3% a cerca del 25% en valor, y si se tienen en cuenta las cadenas de suministro que algunas empresas chinas tienen en otros países de Asia, esa cifra asciende hasta rozar el 50% (BusinessOfFashion).

 

TEXT - TOFU - Empresa sostenible

 

Los proveedores de ropa chinos están detrás del 43% de todos los artículos exportados en todo el mundo (la cifra llega al 60% en el caso del calzado), por lo que puede afirmarse que China se ha vuelto indispensable para los diseñadores, marcas y minoristas de todo el mundo, desde el fast fashion hasta el mercado del lujo.

 

Créditos fotográficos: ronstik

Proveedores de ropa: la transición hacia el slow fashion

Sin embargo, el mercado europeo de la moda es uno de los que se asocian a mayores dificultades de entrada para proveedores de ropa que llegan de Asia. Los motivos tienen que ver con:

  1. Europa tiene requisitos legales muy estrictos que hay que cumplir.
  2. Además de cumplir el ordenamiento comunitario y las legislaciones de los diferentes países de la Unión, los proveedores de ropa deben tener en cuenta que las firmas de moda europeas suelen plantear otros requisitos no legales que también hay que observar para poder negociar un contrato mercantil.

Entre las demandas de los empresarios españoles a sus proveedores asiáticos se encuentran las relacionadas con la logística y la gestión de la cadena de suministro. Se busca la agilidad y la puntualidad, pero también la ética y la transparencia.

En muchos casos, tras evaluar la idoneidad de los candidatos a proveedores de ropa de Asia, las firmas nacionales optan por recurrir a proveedores locales. Lo hacen conscientes de que esta decisión les puede alejar del universo fast fashion, pero es precisamente su consciencia la que les abre los ojos a una nueva forma de hacer negocios, más sostenible, más respetuosa con el planeta y las personas.

Esta nueva ola de empresarios, muchos ellos con formación a nivel de Máster en Supply Chain Management, entiende que:

  • El fast fashion no es lean, puesto que genera desperdicio por sistema, desaprovechando recursos y esfuerzo humano.
  • Hay que tratar de alargar el ciclo de vida de la ropa. Incluso empresas de fast fashion como H&M han iniciado campañas (como “Bring it on”) para fomentar el reciclaje de sus propias prendas.
  • La moda rápida está asociada a bajos costes y tiempos de respuesta rápidos, condiciones que generan una industria que destaca por la inestabilidad laboral, los bajos salarios y la falta de preocupación por el medio ambiente.

 

Grandes firmas de moda como Zara, pese a contar con proveedores de ropa procedentes de Asia (sólo en China dispone de 393 proveedores y 1654 fábricas), también recibe su suministro de fábricas en países como Argentina, Marruecos o Brasil y, por supuesto, España. Dentro de nuestras fronteras, el gigante de Inditex cuenta con 208 proveedores y 466 fábricas. ¿Dispuesto a seguir su ejemplo?

 

POST - TOFU - Empresa sostenible


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)