La organización empresarial es un factor muy importante que asegura su buen funcionamiento ya que ayuda a conseguir con más facilidad los objetivos fijados en la empresa, colabora en el mejor uso de los medios de los que se dispone, mejora la comunicación entre los distintos trabajadores de una empresa, ayuda a realizar el trabajo de una manera más eficiente, aumenta la productividad y disminuye los costes.

Es por ello que, diseñar la organización empresarial implica ordenar, estructurar e integrar las unidades orgánicas y los recursos disponibles de una empresa, además de las responsabilidades de cada uno y las relaciones entre ellos.

 

¿Cómo realizar la organización empresarial?

La organización empresarial da el primer paso dividiendo la organización en diferentes departamentos que agrupan trabajos semejantes, además de establecer las relaciones jerárquicas entre ellos. Esta división puede ser por funciones, por productos, por clientes, por proyectos, por procesos, etc.

 

organización empresarial 2

 

La división más utilizada suele ser por funciones, sobre todo si se trata de pymes, esto es debido a su sencillez de implantación y al control tan fácil que conlleva. Con ella se obtiene el mayor provecho de las habilidades técnicas de los trabajadores, ya que los junta según su especialidad.

 

TEXT - TOFU - Técnicas de motivación y gestión de equipos

 

Una vez que la empresa está compuesta por diferentes departamentos, es el momento de realizar la organización empresarial para triunfar con el negocio y no dejar nada al azar.

  1. Fija unos objetivos para la empresa. Estos objetivos deben ser reales y alcanzables y debes fijar metas concretas para cada departamento. Una vez fijados házselos saber a los distintos integrantes de la organización.
  2. Controla los recursos que se dispone en la empresa. Estos recursos son tanto financieros como humanos. Es necesario conocer la cantidad de trabajadores de los que dispones y, sobre todo, cuáles son sus capacidades. Esto te ayudará a reducir costos y fijar con más claridad los límites de producción.
  3. Organiza las tareas. Crea un listado con las actividades que realiza la empresa, fija en él cuáles son los trabajos prioritarios, el tiempo que se debe emplear para su ejecución y quién será el responsable de cada una de las actividades.
  4. Debes estar preparado para cualquier adaptación. Esto quiere decir que el mercado está en constante cambio, al igual que la tecnología o, incluso, las condiciones internas de una empresa, por lo que como organización de la organización se debe estar preparado para cualquier cambio.
  5. Es imprescindible que controles los gastos. Parecerá muy obvio, pero es necesario no gastar más de lo que se ingresa, por lo que debes seguir un riguroso control de las cuentas con costes y las ganancias.

Es necesario que antes de crear una empresa se tenga claro la manera en la que se va a organizar fijando las diferentes actividades propias del sector y las metas que en un principio se quiere cumplir.

En definitiva, la organización empresarial no surge de la nada, es un arduo trabajo previo para que un negocio vaya por el buen camino sin dejar nada al azar. Aconsejamos pues realizar un organigrama en la que aparezca la estructura general de la empresa para que todos los trabajadores la conozcan.


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)