Un reciente estudio de MarketandMarkets anuncia que, para el año 2020, la inversión en dispositivos logísticos conectados podría llegar a la cifra de veinte billones de dólares. La seguridad en almacén puede ser una de las razones que justifiquen este gasto ya que, tal y como revelan datos de NRF, sólo durante el año 2015 los empresarios norteamericanos del retail sufrieron pérdidas por valor de 45.200 millones de dólares por el robo o la pérdida de mercancía, entre otras causas de constricción.

Sin embargo, las nuevas tecnologías pueden ayudar a elevar los niveles de seguridad en el almacén logístico. El internet de las cosas, los nuevos avances en los software de gestión del warehouse y la incorporación de tecnologías como el RFID lo hacen posible.

 

TEXT - TOFU - Evaluación y gestión de riesgos

 

¿Qué métodos emplearás para aumentar la seguridad en almacén?

 

Seguridad en almacén: la solución pasa por la tecnología

La seguridad en almacén parte de una estrategia donde se asume la importancia de este componente de la cadena de suministro, como parte integral e integrada con otros elementos. El warehouse ya no se ve como un simple lugar de almacenamiento de mercancías, donde guardarlas hasta ser enviadas a su destino final, sino que cumple una función clave en los resultados de la compañía.

Las organizaciones se ocupan de optimizar la gestión de inventario apoyándose en el análisis avanzado, trabajan por ganar en ajuste y prevenir las pérdidas y, por supuesto, también priorizan la seguridad en almacén.

La protección de la mercancía mejora la integración del almacén a lo largo de la cadena de suministro consiguiendo aumentar la eficiencia operativa a la vez que aumenta la competitividad del negocio.

Entre las soluciones tecnológicas que suelen implementarse para elevar la seguridad en almacén se encuentran las siguientes:

  • Control de acceso a planta: si bien se trata de una medida que la mayoría de almacenes ponen en práctica, hoy día, los adelantos permiten llevar a cabo de forma mucho más eficiente. Las tarjetas de acceso inteligentes (Smart cards), las credenciales móviles, asociadas a los dispositivos móviles de los empleados, o los sistemas biométricos de reconocimiento (CEMsystems) son algunas de las tendencias en este campo.
  • Control de acceso a los activos informacionales: la seguridad en almacén no sólo ha de centrarse en las mercancías de los estantes, sino también en los datos que se recogen sobre ellas y los pedidos. Información de clientes, proveedores y productos se maneja a diario en un almacén y, para evitar ataques y prevenir amenazas es necesario recurrir a las más recientes soluciones de seguridad, como los firewall de nueva generación o las soluciones SIEM.
  • Visibilidad del inventario en tiempo real: la identificación por radiofrecuencia (RFID) es una de esas soluciones tecnológicas que se ha ido incorporando cada vez más en toda la cadena de suministro y que, además de mejorar la seguridad en almacén, facilita el seguimiento de inventario.
  • Monitorización de la actividad del almacén en tiempo real: al combinar la tecnología RFID con las soluciones de CCTV, es posible proporcionar pruebas a los clientes y empresas de logística de que las mercancías fueron recibidas o enviadas, ofreciendo garantías para ambas partes y una transparencia total en la cadena de suministro. HD CCTV proporciona detalles en alta definición que permiten incluso el reconocimiento facial.

 

Una política adecuada de seguridad en almacén simplifica la gestión, evita pérdidas y mejora la imagen de cara al cliente, contribuyendo a entregar un servicio mucho más completo y de mayor calidad.

 

POST - TOFU - Evaluación y gestión de riesgos