Cuando nos adentramos en el complejo universo del ecommerce, ya sea como consumidores, bien como sellers o distribuidores, uno de los primeros retos con los que deberemos lidiar será el de los envíos: entender qué tipos existen, y qué ventajas y desventajas presenta cada modalidad entre otras cuestiones importantes.

Los envíos de mercancías y paquetería no son un asunto menor en las compras y ventas online, ya que su precio y el tiempo de entrega del producto pueden condicionar de un modo determinante nuestra elección, si somos compradores, o las opciones de venta si nuestra intención es comercializar un bien.

Y en este ámbito, atención especial merecen los envíos internacionales, sobre todo cuando su origen o destino se ubica en zonas de especial volumen de negocio. En el mundo anglosajón, abundan opciones como el Standard Intl’ Postage o el Standard Int’l Shipping, modalidades que hasta cierto punto son homólogas a las que hallamos en otra importante área de negocio, la de influencia germánica, con opciones como el Standard Int’l Versand. Hoy nos ocupamos de ello, destacando algunas especificidades importantes de este tipo de envíos.

Standard Int'l Versand

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre planificación de la cadena de suministro TEXT - TOFU - Planificación en CdS [Duplicate]

POST - TOFU - Planificación paso previo a ejecución  [Duplicate]

 

Standard Int’l Versand: qué hay que saber

En primer lugar, la expresión alemana «Standard Int’l Versand» se traduce como «envío estándar internacional», por lo que podemos suponer que se trata de un método de envío que usará, la mayoría de las veces, las redes y los recursos de las oficinas postales públicas de cada país, en el caso de que las hubiera. En España, los envíos realizados a través de esta modalidad emplean la red tradicional de Correos, y los beneficios de esta opción se pueden resumir en los siguientes:

  • Entregas fiables: la mayoría de los servicios realizados a través de esta modalidad incluyen la posibilidad de hacer un seguimiento del envío a través de un código especial o tracking number.

  • Agilidad en aduanas: la mayoría de los envíos Standard Int’l Versand evitan las inspecciones aduaneras, en el caso de que las hubiera.

  • Bajos costes: son, por lo general, las opciones de envío más económicas, con diferentes precios según el volumen y el peso del envío (normalmente, los precios se establecen según si el pedido supera los 5 Kg, o por tarifa plana para pesos inferiores).

No obstante, entre sus desventajas destaca, sin duda, el tiempo de entrega: no se trata de la modalidad más rápida, por lo que no sería la más indicada para envíos urgentes.

Cabe tener en cuenta, también, que los países en los que es posible contratar esta modalidad de envío internacional son, en su mayoría, miembros del territorio aduanero de la Unión Europea, como sabemos una zona exenta de tasas y aranceles. Es el caso de Alemania (excepto la isla de Helgoland y el territorio de Büsingen), Austria, Bélgica y Luxemburgo, pero no de otros importantes países de influencia germánica: Suiza y Liechtenstein, por lo que es importante informarse previamente de las condiciones arancelarias para comerciar con ellos desde otros países de la UE (con especificidades propias en algunos casos) o territorios extracomunitarios.

 

Post relacionados:

Guía gratuita sobre la cadena de suministro customer driven