La Tercera Parte Logística, conocida también como 3PL o, en inglés, Third Party Logistics, es una práctica que cada vez va ganando más adeptos. Esta técnica consiste en subcontratar algunas de las partes de la cadena de suministro a una tercera empresa para que se encargue de ella, pero, ¿es esta una buena práctica?

 

Los beneficios de la tercera parte logística

El acceso a las nuevas tecnologías y la posibilidad de vender los productos a nivel online ha hecho que muchas empresas empiecen a ver la venta online como un nuevo canal por el que comercializar sus productos. Más allá de los procesos internos que éstas deban llevar a cabo para poner en marcha este nuevo canal de venta, hay un hándicap al que muchas se enfrentan: la distribución de sus productos.

 

TEXT - TOFU - Colaboración SC

 

No todas las empresas tienen la capacidad logística para poder hacer frente a los envíos de la mercancía de manera correcta, por lo que tienen que recurrir a lo que se conoce como outsourcing logístico o, dicho de otra manera, la tercera parte logística. Este es el principal motivo por el que esta práctica está en aumento y motivos para ello no le faltan.

  • Por una parte hace que la empresa en sí pueda dedicarse a lo que se conoce como su “corazón del negocio”, el centro del mismo que es en la que es experta. Esto le ayuda a ser más productiva y  competitiva, ya que centra sus esfuerzos en realizar la parte del proceso en la que mayor Know How tiene y en la que verdaderamente son más expertos.
  • Además de que la propia empresa pueda desarrollar mejor su actividad central, hay que pensar que delegar ciertas partes del proceso a una empresa especializada tiene una gran cantidad de ventajas. Ellos cuentan con el material, las herramientas y el personal necesario para llevar a cabo dicha actividad de una manera ordenada y concisa que les ayude a mejorar el proceso al máximo y que pueda ofrecer un mejor servicio a los clientes. Es importante pararse en este último punto, ya que las tendencias actuales van en una misma dirección: mejorar la satisfacción del cliente y, por ello, hay que buscar siempre la forma de que el cliente quede satisfecho y pueda recibir su producto con prontitud y con un buen estado.

 

Esta práctica puede generar ciertas inquietudes, ya que no se controla al 100% todas las fases del proceso de suministro pero esto se puede solucionar de una manera muy sencilla: escogiendo de manera correcta a los proveedores de dicho servicio. Hay que ver a la empresa subcontratada no como un proveedor de servicios sino como un partner estratégico que ayudará a ganar a la empresa en sí. Para ello hay que establecer una relación win to win en el que ambas empresas ganas realizando su actividad principal, aquello por la que nacieron y en la que son competitivas.

Estableciendo unas buenas pautas de supervisión y control, la tercera parte logística puede convertirse en una buena práctica empresarial que ayuda a que el negocio crezca sin que la propia empresa tenga que realizar una gran inversión para disponer de todos los servicios de la cadena de suministro de manera interna.

 

POST - TOFU - Colaboración cds


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)