No importa el sector a la hora de proveerse de los tipos de existencia que permiten continuar con el proceso productivo sin interrupciones. Entre las diferentes clases de inventario que puede almacenarse se encuentran las materias primas, los trabajos en curso, los productos terminados, el material de embalaje y los suministros de MRO (mantenimiento, reparación y operaciones).

 

Los 5 tipos de existencia que debe contemplar tu inventario

Además de clasificaciones que dividen los tipos de existencia en existencias anticipadas, mercancías en tránsito, inventario de ciclos o inventario de desacoplamiento, existe una forma muy común de organizar el stock.

 

TEXT - TOFU - Profesionalización Compras

 

Los tipos de existencia más comunes en empresas manufactureras son ésos de los que se hace acopio para la fabricación y venta de bienes. Puede hablarse de cinco clases:

  1. Materias primas: son los materiales o bienes que el producto adquiere. Éstos se introducen al proceso de fabricación, donde se les aplican distintas operaciones y transformaciones que resultan en un producto terminado. Hay que tener en cuenta que, lo que para algunas empresas se consideran productos terminados para otras se englobarían en los tipos de existencia básicos, las materias primas. El aprovisionamiento de materias primas tiene carácter estratégico puesto que, por una parte, hace posible que el ciclo de producción no se detenga, y, por otra, puede incidir en los beneficios finales de las operaciones; por ejemplo, aumentándolos si con la compra a granel de materia prima se obtienen descuentos.
  2. Trabajo en curso: a diferencia de otros tipos de existencia, al hablar de trabajo en curso se hace referencia a las materias primas parcialmente procesadas que se encuentran ya de producción y que también se conocen como productos semielaborados. Dependiendo de lo avanzado de su estado de fabricación pueden o no ser vendibles. Para garantizar la rentabilidad de las operaciones, conviene mantener este nivel de inventario lo más bajo posible, puesto que se trata de una mercancía que todavía no genera ingresos pero que supone un coste, por lo que está asociada a un capital bloqueado. Para lograr un mayor rendimiento es preciso trabajar sobre la planificación para ganar en ajuste, la aceleración del proceso de fabricación para impulsar la eficiencia o la integración de sistemas de clientes y proveedores que se deriva en una mayor agilidad.
  3. Productos terminados: es como se denomina a los productos finales después del proceso de fabricación de las materias primas. Estos tipos de existencia ya pueden venderse en el mercado, aunque, en algunos casos, esta comercialización obedecerá a criterios generales mientras que, en otros quedará sujeta a la capacidad de la empresa para personalizar cada producto de acuerdo con las especificaciones requeridas por el cliente.
  4. Envases y embalajes: el material de empaque también forma parte del inventario de una empresa manufacturera. Existen dos tipos de embalaje, principal y secundario. El primero resulta indispensable para garantizar la utilidad de las mercancías, no así el segundo, que obedece a un propósito de protección, al destinarse a asegurarlas y facilitar su transporte y manipulación durante el tránsito.
  5. Suministros industriales: los productos MRO son esos tipos de existencia que a veces se dejan aparte al hacer inventario. Sin embargo, forman parte del stock de una compañía productora, y son esenciales para evitar retrasos o interrupciones en los procesos. Estos suministros de mantenimiento, reparación y operación cumplen una función de apoyo.

 

POST - TOFU - Profesionalización en la gestión de compras