¿Cuáles son los tres tipos de trazabilidad?

La trazabilidad se ha convertido en un pilar esencial de la industria logística porque ofrece una serie de importantes ventajas, ya que ayuda a las empresas a identificar errores a lo largo de la cadena de suministros, mejora la confianza de los consumidores de cara a la adquisición de productos y servicios y es clave en sectores como el farmacéutico o el de la alimentación al facilitar la rastreabilidad.

Pero, ¿qué es exactamente la trazabilidad? En logística, hablamos de trazabilidad de los productos para referirnos al conjunto de procedimientos que sirven para identificar una mercancía desde su origen hasta el destino final, prestando especial atención a sus componentes, su procedencia, los procesos a los que ha sido sometido y el punto donde se comercializará. El objetivo es saber dónde y en qué estado se encuentra el producto dentro de la supply chain.

Dada su creciente importancia en el área de la logística, es importante saber que existe más de un tipo de trazabilidad, concretamente tres: ascendente, de procesos y descendente. ¿Quieres saber más sobre ellos? Entonces solo tienes que leer este post.

TEXT - TOFU - Empresa sostenible

¿Cuántos tipos de trazabilidad existen?

tres tipos de trazabilidad

En la actualidad hablamos de tres tipos o fases de trazabilidad según el punto de la cadena de suministros en el que se encuentre el producto que se va a comercializar. Son las siguientes:

  • Trazabilidad ascendente: también llamada trazabilidad hacia atrás, este tipo de trazabilidad es aquella que se dedica a conocer el origen de una materia prima al detalle, es decir, que se centra en el control de todos los productos que se reciben por parte de los proveedores. Se trata de saber de parte de quién recibimos las materias, de qué se trata, cuándo se ha recibido, el número de lote del proveedor, los resultados de controles higiénicos-sanitarios (si fueran necesarios), los tratamientos y medidas correctoras que se han aplicado y a qué se destinarán. Para ello el registro de producto es fundamental.
  • Trazabilidad de procesos: esta segunda clase de trazabilidad, que también se conoce como trazabilidad interna, es aquella que se refiere al proceso de transformación interno de la materia prima, o sea, dentro de las instalaciones de nuestra industria. En este caso lo importante es conocer cuándo se ha mezclado el producto con otros, en qué cantidades, cuál ha sido el resultado, a partir de qué materias se ha fabricado y cuál es el producto final.
  • Trazabilidad descendente: también llamada trazabilidad hacia delante, se centra en los productos ya preparados para su expedición, o lo que es lo mismo, se refiere a la distribución del producto hacia el cliente final, monitorizando el proceso de transporte. Por lo tanto, lo que hace falta saber es la fecha de salida, el número de lote, la cantidad, la dirección final a la que se envía, las posibles incidencias y el estado en el que se entrega.

Como ves, las tres fases de trazabilidad son muy diferentes entre sí y merece la pena conocerlos para poder establecer un correcto plan de trazabilidad que ayude a tu negocio a mejorar la eficacia.

POST - TOFU - Empresa sostenible


Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario