Antes de iniciar un proyecto es necesario saber si éste es rentable o no. Para conocer dicha rentabilidad existen diversos métodos que ayudan  a los empresarios a conocer la viabilidad de un proyecto siendo uno de estos indicadores el VAN. Para conocer más sobre este término hemos preparado el post ”VAN, qué es y para qué sirve”.

 

VAN, qué es: introducción a este indicador financiero

El VAN recoge sus siglas de las palabras Valor Actual Neto, y es uno de los términos financieros más conocidos y empleados. Como se decía en la introducción, es un método que ayuda a conocer la rentabilidad del proyecto que se está trabajando y, si se tienen diversos proyectos en marcha, se puede emplear para saber qué opción es la más rentable de todos los trabajos que se están llevando a cabo.

En resumidas cuentas, el VAN es un indicador que podría considerarse que es a futuro. Esto es debido a que evalúa el resultado de cada uno de los proyectos en caso de que se vendiera y, para ello, emplea diferentes proyecciones en los flujos de gastos e ingresos. Este indicador no sólo mide la viabilidad, sino que ayuda a determinar el precio por el que se debería vender si se quiere obtener una rentabilidad de dicha transacción económica.

 

TEXT - TOFU - Profesionalización Compras

 

La fórmula más conocida del VAN es Beneficio Neto Actualizado (BNA) – Inversión. Se entiende por BNA al valor actual del flujo de caja que se actualiza mediante una tasa de descuento, es decir, lo que se obtendría por la venta en el futuro corrigiendo dicho importe por una tasa de descuento que lo actualiza al presente. Al realizar esta fórmula se puede dar tres resultados posibles:

  • VAN < 0. El proyecto no es rentable ya que la inversión que se ha realizado en él es mayor que los ingresos que se obtendría por la venta.
  • VAN = 0. El proyecto se considera rentable ya que el BNA es igual a la inversión realizada.
  • VAN > 0. El proyecto es rentable y, además, generará unos beneficios por su venta.

Uno de los puntos fuertes del VAN es la homogeneización de los puntos a comparar, ya que actualiza al presente todos los importes, haciendo que su comparación sea sencilla a través del tiempo. Es por ello que es uno de los métodos más empleados financieramente hablando.

 

VAN o TIR, ¿qué método emplear?

Como ya se ha comentado con anterioridad, el VAN es uno de los indicadores financieros más potentes que existen, pero no es el único. Otro de estos métodos que se emplean es el TIR, cuyas siglas vienen de las palabras Tasa Interna de Retorno.

El TIR es la tasa máxima de descuento que se va a emplear para igualar el BNA a la inversión. este caso es un poco más complejo de entender ya que para calcularlo se necesita la inversión realizada y el flujo de caja neto proyectado. Su cálculo se realiza con la fórmula de VAN antes mencionada pero cambiando este variable por un 0. Cabe mencionar que, mientras en el VAN una tasa alta indica rentabilidad, en el TIR el resultado debe ser lo contrario: cuanto más pequeño sea más rentabilidad se obtendrá.

Tal y como se observa, ambas herramientas son muy potentes y, lo mejor, que no son excluyentes, más bien podrían considerarse como complementarias ya que, entre ambas, se podría obtener mucha información financiera valiosa para conocer el estado del proyecto en todo momento.

 

POST - TOFU - Profesionalización en la gestión de compras


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)