Los modelos push y pull son los dos tipos de demanda sobre los que trabajan los responsables de la cadena de suministro. Si bien ambos son muy diferentes, existen bastantes puntos de coincidencia, como la mejora de resultados que, en ambos casos, se consigue cuando la gestión de supply chain se ve apoyada por soluciones tecnológicas y que, independientemente del tipo de estrategia que se haya decidido aplicar, al final, lo que está impulsando la cadena de suministro es un mismo objetivo: brindar la mejor experiencia al cliente.

No importan tanto los tipos de demanda como el esfuerzo de todos los componentes de supply chain por satisfacer los requerimientos de los clientes a tiempo. Al final, el éxito se define por el porcentaje de entregas a tiempo.

 

Soluciones tecnológicas supply chain para todos los tipos de demanda

Antes de profundizar en la clase de tecnología que mayor soporte ofrecería a los responsables de la toma de decisiones en supply chain hace falta repasar las principales características de los 2 tipos de demanda:

  • Modelo push: se caracteriza por la aproximación de producción basada en la demanda anticipada. Implica la necesidad de mantener un mayor inventario y, por tanto, está asociado a una reacción más lenta al cambio de demanda. Uno de sus principales inconvenientes es la falta de ajuste, que propicia la generación de residuos.

 

TEXT - TOFU - Enfoque customer-driven

 

  • Modelo pull: de los dos tipos de demanda éste es el más Lean. Destaca por una estrategia que logra impulsar la precisión de la producción, basada en información puntual sobre el consumo real. Este modelo puede mantenerse al día, adaptándose son problemas a una demanda cambiante. En general, opera sobre una base de inventario mucho menor.

En ambos casos, el éxito estará estrechamente relacionado con el conocimiento que se consiga generar en base a datos y la preparación de los ejecutivos responsables de tomar las decisiones a tiempo.

Mientras que, para poder tener cubiertos todos los frentes y tipos de demanda en el segundo de los casos, supply chain deberá diseñar su propia estrategia de talento; en lo que respecta a la información necesita contar con las herramientas adecuadas. En el momento de hacer la elección tecnológica, hay que saber escoger la mejor solución para cada uno de los tipos de demanda:

  • Demanda push: en este caso, el inventario debe quedar dimensionado de acuerdo a los pronósticos de demanda. Serán importante las herramientas analíticas avanzadas, así como los software de simulación de escenarios futuros. Teniendo en cuenta la importancia de los datos en la toma de decisiones en este modelo, merece la pena invertir en herramientas de calidad de datos, gobierno de la información y gestión de datos maestros, que aseguren que se alcanzan los estándares necesarios y que la información reúne las condiciones de integridad suficientes.
  • Demanda pull: necesita identificar determinadas señales que le permitan desencadenar el reabastecimiento de existencias, comenzando desde el momento en que el cliente cursa su pedido. Cuando se trabaja en condiciones de automatización y cada nodo tiene un punto de reorden calculado, el efecto látigo que se ve en los modelos push se ve mitigado por el hecho de que los buffers están optimizados como un sistema total, por lo que la pequeña demanda no se amplifica. Sin embargo, en la práctica, resulta necesario elegir tecnología personalizable que asegure una mejor gestión del ERP y contar con el apoyo de los expertos que ayuden a optimizar el sistema. Por último, no hay que olvidar que un proceso sistemático basado en datos para monitorizar y mejorar el rendimiento es primordial para evitar errores de pronóstico, que podrían ser fatales.

Pero, para que la ecuación sea perfecta es importante ser consciente de que, en cualquiera de los dos tipos de demanda, sobre todo en la pull, el papel de los proveedores resulta determinante. Así que, si ya sabes cómo elegir solución tecnológica para mejorar tus operaciones, puede que te interese apoyarte también en el software para optimizar la elección de proveedores.

 

Créditos fotográficos: gustavofrazao / olm26250

 

POST - TOFU - Enfoque customer-driven