2 tipos de demanda y la tecnología que apoya cada estrategia

Los modelos push y pull son los dos tipos de demanda sobre los que trabajan los responsables de la cadena de suministro. Si bien ambos son muy diferentes, existen bastantes puntos de coincidencia, como la mejora de resultados que, en ambos casos, se consigue cuando la gestión de supply chain se ve apoyada por soluciones tecnológicas. Otro punto en común es que, independientemente del tipo de estrategia que se haya decidido aplicar, al final, lo que está impulsando la cadena de suministro es un mismo objetivo: brindar la mejor experiencia al cliente.

¿Qué es la demanda en economía? Ejemplo

En el ámbito económico, la demanda representa el total de los bienes y/o servicios que se calcula que pueden ser consumidos por los clientes o potenciales clientes de un mercado con el fin de satisfacer sus deseos y necesidades.

Podemos ver ejemplos de demanda en nuestro día a día, ya que cualquier bien o servicio que se ofrezca a cambio de un precio determinado corresponde a una demanda existente. 

Por ejemplo, en invierno la demanda de aparatos de calefacción aumenta, ya que la necesidad de todos es reducir la sensación de frío. Así, una empresa de climatización que carezca de competidores en un radio de 20 kilómetros podrá calcular una demanda de 200 unidades de calefacción por 500€ cada una. Sin embargo, si aparece una empresa competidora que fije el mismo precio, podrá estimar una demanda de 150 unidades al precio de 400€.

Para obtener la máxima rentabilidad, las empresas deben conocer siempre cuál es su demanda para evitar periodos de incertidumbre y controlar sus recursos y procesos productivos de forma eficiente (evitar fallos en el servicio por rotura de stocks, la sobreproducción, etc.).

Para conocer la demanda es preciso analizar diversos datos acerca de las ventas, los consumidores y, en general, el mercado. Este viene condicionado por múltiples factores, como la estacionalidad o cambios sustanciales que lleguen a afectar las fluctuaciones existentes entre la oferta y la demanda. 

Al mismo tiempo, con el fin de tomar buenas decisiones estratégicas en toda la cadena de suministro, es conveniente conocer cuáles son los tipos de demanda y adoptar las soluciones más apropiadas en cada caso.

¿Cuáles son los tipos de demanda?

Antes de entrar en materia y hablar de estos dos tipos de demanda que hemos mencionado anteriormente, hay que tener en cuenta que, en el mercado, existen muchos más tipos de demanda que pasamos a enumerar ahora. 

Es importante conocer esta nomenclatura para poder ir adaptando tus estrategias de manera correcta a lo que demanda el mercado.

  • Demanda inexistente: Cuando el producto que se está comercializando no tiene demanda en el mercado. Frente a estos casos, lo que hay que hacer es activar la demanda, bien con campañas de marketing o bien con descuentos de precios. Sea cual sea la estrategia adoptada, lo que hay que tener claro es que este tipo de demanda puede ir variando.
  • Demanda negativa. En este caso, la demanda negativa hace referencia a cuando existe un rechazo del producto en el mercado, por lo que su demanda se ve muy afectada. Para contrarrestar este efecto hay que analizar el motivo que hay tras el mismo para ver qué se puede hacer al respecto.
  • Demanda decreciente. Muy relacionada con el tipo de demanda anterior. En este caso la particularidad es que la demanda va bajando levemente, por lo que aún hay margen de estudiar qué está sucediendo. Nuevos competidores, bajada de la calidad del producto, producto estacional o temporal… son muchas las causas que pueden dar motivo a una bajada de la demanda.
  • Demanda latente. El mercado demanda un producto que todavía no existe. Es importante dar con este tipo de demanda, ya que nos puede ayudar a abrir nuevos mercados y encontrar nuevos nichos.
  • Demanda irregular. Cuando la demanda fluctúa a lo largo del tiempo estamos frente a un tipo de demanda irregular.
  • Demanda satisfecha e insatisfecha. Si el mercado demanda más de lo que se produce, se da un caso de demanda insatisfecha, por lo que se debería aumentar la producción o bajar la demanda. Si, por el contrario, la producción cubre la demanda, estamos frente a un caso de demanda satisfecha.
  • Demanda estacional o temporal. Este tipo de demanda tiene la particularidad de darse solo en ciertos periodos de tiempo. Los productos de verano o los de navidad pueden ser un buen ejemplo de ello.
  • Demanda continua. Al contrario de la anterior, esta demanda se puede encontrar estable durante largos periodos de tiempo, aportando estabilidad a las empresas.

¿Cuáles son los dos tipos de demanda en logística?

Por otra parte, hay que tener en cuenta que para adoptar una determinada estrategia en la cadena logística y, así, controlar el inventario, podemos hablar de dos tipos de demanda: la demanda Push y la demanda Pull. En realidad, se trata de dos de los modelos de gestión más empleados por los responsables de la supply chain a la hora de satisfacer la demanda de su propio mercado. Conocer las características de ambos modelos permitirá responder adecuadamente a las necesidades de los clientes, predecir la demanda y optimizar la gestión de inventarios en relación al almacenamiento y las compras.

Hay que partir de la idea de que ambos modelos presentan enfoques contrapuestos, puesto que, mientras el sistema Push (que significa empujar) centra sus esfuerzos con base en un pronóstico de la demanda; el sistema Pull (jalar), se limita a producir en función de la demanda en tiempo real.

Te lo explicamos con mayor profundidad a continuación.

TEXT - TOFU - Enfoque customer-driven

Soluciones tecnológicas supply chain para todos los tipos de demanda

Antes de mencionar la clase de tecnología que mayor soporte ofrecería a los responsables de la toma de decisiones en supply chain, hace falta repasar las principales características de los 2 tipos de demanda en los que nos queremos centrar: el modelo push y el modelo pull.

  • Modelo push: se caracteriza por la aproximación de producción basada en la demanda anticipada. Implica la necesidad de mantener un mayor inventario y, por tanto, está asociado a una reacción más lenta al cambio de demanda. Uno de sus principales inconvenientes es la falta de ajuste, que propicia la generación de residuos.
  • Modelo pull: de los dos tipos de demanda este es el más Lean. Destaca por una estrategia que logra impulsar la precisión de la producción, basada en información puntual sobre el consumo real. Este modelo puede mantenerse al día, adaptándose sin problemas a una demanda cambiante. En general, opera sobre una base de inventario mucho menor.

tipos de demanda

¿Push o Pull? Ventajas y desventajas

¿Cuál elegir?

El modelo Push frente al Pull

Debido a que este sistema se basa en las estimaciones y cálculos que hagamos sobre la demanda, así como sus consiguientes ventas, podemos tener en contra todo lo que pueda fallar en estos cálculos. Habrá que tener en cuenta frente a qué tipo de empresa nos encontramos y cuál es su situación económica, ya que, en algunos casos la demanda no es predecible, lo que puede generar un incremento del coste de almacenamiento o, por el contrario, roturas de stock.

Ventajas y desventajas del modelo Pull

Por otra parte, el modelo Pull se enfrenta a una completa integración con la reposición ágil de productos demandados y una cadena de suministro de alta eficiencia. Para gestionar este modelo la mayoría de empresas emplea un sistema Just In Time (JIT) y no tienen problemas de exceso de inventario. Ahora bien, también podrían pasar apuros ante un pico inesperado de la demanda.

En ambos casos, el éxito estará estrechamente relacionado con el conocimiento que se consiga generar en base a datos y la preparación de los ejecutivos responsables de tomar las decisiones a tiempo.

Para poder tener cubiertos todos los frentes y tipos de demanda, la supply chain deberá diseñar su propia estrategia de talento. En lo que respecta a la recogida de información necesita contar con las herramientas adecuadas. 

Estrategias Supply Chain para la demanda Push y Pull

En el momento de hacer la elección tecnológica, hay que saber escoger la mejor solución para cada uno de los tipos de demanda:

Demanda push: Soluciones tecnológicas

En este caso, el inventario debe quedar dimensionado de acuerdo a los pronósticos de demanda. Es por esto que tan importantes serán las herramientas analíticas avanzadas como los softwares de simulación de escenarios futuros. Teniendo en cuenta la importancia de los datos en la toma de decisiones en este modelo, merece la pena invertir en herramientas de calidad de datos. A su vez, es preciso el gobierno de la información y la gestión de datos maestros, que aseguren que se alcanzan los estándares necesarios y que la información reúna las condiciones de integridad suficientes.

Demanda pull: Soluciones tecnológicas

Para adoptar este modelo se necesita identificar determinadas señales que permitan desencadenar el reabastecimiento de existencias, comenzando desde el momento en que el cliente cursa su pedido

Cuando se trabaja en condiciones de automatización y cada nodo tiene un punto de reorden calculado, el efecto látigo que se ve en los modelos push se ve mitigado por el hecho de que los buffers están optimizados como un sistema total, por lo que la pequeña demanda no se amplifica. 

Sin embargo, en la práctica, resulta necesario elegir tecnología personalizable que asegure una mejor gestión del ERP y contar con el apoyo de los expertos que ayuden a optimizar el sistema

Por último, no hay que olvidar que un proceso sistemático basado en datos para monitorizar y mejorar el rendimiento es primordial para evitar errores de pronóstico, que podrían ser fatales.

Pero, para que la ecuación sea perfecta es importante ser consciente de que, en cualquiera de los dos tipos de demanda, sobre todo en la pull, el papel de los proveedores resulta determinante.

Así que, si ya sabes cómo elegir una solución tecnológica para mejorar tus operaciones, puede que te interese apoyarte también en el software para optimizar la elección de proveedores.

POST - TOFU - Enfoque customer-driven


Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario