En el actual contexto económico y social en el que nos encontramos, una figura clave dentro de la cadena de suministro es la de los operadores logísticos. Son unos agentes especializados cuyo servicio pueden externalizar en la empresa de la Supply Chain para derivar funciones e incrementar la velocidad de respuesta de la organización dinamizando las actividades y operaciones de sus principales etapas.

Podemos decir que la tendencia vigente en la cadena de suministro se basa en la integración de servicios de valor agregado para obtener resultados más eficaces para satisfacer a un consumidor cada vez más proactivo.

 

TEXT - TOFU - Radiografía cds global

 

Hoy en día, el operador logístico tiene grandes retos a los que enfrentarse pero, al mismo tiempo, se encuentra con un mayor número de nichos y áreas específicas que demandan soluciones a la medida del cliente. Especialmente en el sector retail e industrial es donde más se precisa de esta figura para establecer en la cadena de suministro una relación estratégica que agilice sus objetivos y flexibilice la organización, siempre con la idea de garantizar un mejor servicio al cliente por beneficiarse de un modelo de negocio más avanzado tecnológicamente.

 

Qué hace el operador logístico

Los operadores logísticos ofrecen un amplio abanico de servicios con la finalidad de planificar y ejecutar los procesos de una o varias etapas de la supply chain, dependiendo de las dimensiones y de las necesidades particulares de la organización.

A pesar de que hay distintos tipos de operadores logísticos en función de las áreas específicas de las que se ocupen, los operadores logísticos se centran, sobre todo, en la gestión de las cargas desde el punto de salida hasta la entrega en su correspondiente destino. Ello supone todo un reto para esta figura hoy en día por el difícil papel que asume para las futuras operaciones de la cadena.

En resumidas cuentas, esta externalización se requiere generalmente en la organización de la compañía para el aprovisionamiento, transporte, almacenaje y distribución de productos. Pero, para ser más concretos, las tareas de las que se encarga el operador logístico se recogen en las siguientes gestiones:

    • Procesamiento de pedidos, para la comprobación de las órdenes de compra.
    • Manejo de materiales, para establecer qué operaciones y mediante qué medios se pueden mover los productos desde el almacén hasta su punto de venta.
    • Para el embalaje.
    • Transporte de los productos: Medios de transportes y planificación de hojas de ruta.
  • Gestión de almacenamiento.
  • Control de inventarios.

No obstante, de entre todas estas áreas de gestión mencionadas, la de los transportes suele ser la más demandada a la hora de externalizar estos servicios en los operadores logísticos. Esto es así porque, en primer lugar, es un área más fácil para subcontratar, y, en segundo lugar, porque es una de las áreas más afectadas por la tendencia alcista del comercio electrónico que exige una mayor agilidad de respuesta para la minimización en los tiempos de entrega. Tal es así que el volumen de ventas vía online ha ido creciendo a buen ritmo en los últimos años en España.

Asimismo, el almacén y, por correspondiente, las actividades que le atañen, es otro de los procedimientos de la Supply Chain en la que más suelen centrarse los operadores logísticos por la cantidad de herramientas y equipos que implica. Tareas de picking, recepción de mercancías y envíos, embalaje, devoluciones, etc.

 

Porqué los operadores logísticos suponen un plus de ayuda necesario

Para empezar, hay que tener en cuenta que el operador logístico no ejecuta únicamente funciones operativas. Debido a su alto grado de especialización, esta figura profesional también supone para la compañía un valor añadido en la medida en que se centra, a su vez, en temas estratégicos para la planificación del inventario.

En segundo lugar, la contratación de estos expertos logísticos suponen una buena inversión porque suelen contar con equipos, herramientas y softwares de última generación para responder a la demanda en las condiciones más óptimas. El hecho de que puedan contar con tecnología que recoja una cantidad considerable de información valiosa para la empresa es toda una ventaja competitiva, puesto que sirve para comprender mejor a los clientes y poder tomar mejores decisiones.

Por tanto, contamos con un mayor ahorro económico, un mejor seguimiento del procedimiento logístico, mayor agilidad en las operaciones y, por ende, un aumento del rendimiento y de la productividad que se aplica en toda la cadena de suministro.

 

POST - TOFU -  Radiografía CdS