4 precauciones que evitan el fracaso de un almacén automático

Un almacén automático entregará la eficiencia que el nivel ejecutivo espera inyectar a los procesos. Las operaciones ganarán en agilidad y la gestión se optimizará. Se trata de una decisión con miras de futuro que, aunque suele considerarse el paso más rentable en la mayoría de los casos, puede, en algunas circunstancias, no cumplir con las expectativas.

almacen automatico

Créditos fotográficos: njnightsky

Tipos de automatización para un almacén

La tecnología está haciendo que muchos procesos de almacén sean más eficientes al automatizar tareas manuales tediosas. Por ello, adopta muchas formas y se apoya en máquinas y robots que ayudan a los trabajadores con los procesos relacionados con el inventario, desde que la mercancía llega al almacén hasta que sale. Aprovechar las soluciones de automatización de almacenes puede ayudar a las empresas a aumentar la productividad y la precisión, reducir los costes de mano de obra y mejorar la seguridad.

TEXT - TOFU - Dynamic Supply Chain

En la actualidad, existe una amplia gama de tecnologías diseñadas para ayudar a los trabajadores o para gestionar tareas de extremo a extremo, todas consiguen acelerar los procesos de almacén:

  • Tecnologías goods to person (GTP). Esta clase de tecnologías generalmente involucran robots o máquinas que llevan materiales a los trabajadores para su ensamblaje o empaquetado. Pueden usar grúas o vehículos que viajan por el almacén recogiendo materiales.
  • Sistemas de almacenamiento y recuperación automatizados. Se trata de las soluciones en las que la mayoría de las personas piensan al hablar de automatización de almacenes. Esta tecnología utiliza vehículos, grúas y carruseles para mover artículos por todo el almacén y almacenar artículos en distintas ubicaciones.
  • Sistemas de transporte. Son una de las tecnologías de automatización de almacenes más antiguas. Los transportadores mueven bienes alrededor o a lo largo de las líneas de ensamblaje para acercar el inventario a áreas de trabajo, como las funciones de embalaje y envío, o la de clasificación.
  • Sistemas de pick-to-light. Los sistemas Pick-to-light utilizan códigos de barras y luces LED para ayudar a los trabajadores a localizar los artículos correctos para cumplir con los pedidos. De esta forma, mejoran la productividad al ayudar a los recolectores a ubicar los artículos más rápido.
  • Soluciones de selección por voz. Este tipo de herramientas agregan tecnología de comunicación a la rutina de un preparador de pedidos de almacén. Los recolectores y encargados se comunican, generalmente a través de auriculares inalámbricos, para coordinar el movimiento y las tareas de recolección.
  • Sistemas de clasificación. Los sistemas de clasificación dirigen los artículos a las ubicaciones correctas o a los contenedores correctos mediante el uso de diversas tecnologías que identifican y separan los artículos, dirigiéndolos a ubicaciones específicas para el procesamiento de devoluciones, a las zonas de recolección o a las estaciones de empaque.
  • Robots móviles colaborativos. Estos autómatas trabajan junto con los humanos para mejorar la precisión y la productividad del picking, guiándoles a través de todo el proceso y optimizando las rutas y tareas en función del estado del almacén y las prioridades de trabajo.
  • Drones. Si bien los drones son técnicamente robots, la mayoría carece de ordenadores avanzados a bordo. Se utilizan para la gestión de inventario y están equipados con escáneres de códigos de barras para realizar recuentos de inventario y alertar al personal del almacén sobre los productos que necesitan reabastecimiento o artículos ubicados en ubicaciones de almacenamiento incorrectas.

Cualquier tarea que requiera trabajo repetitivo puede beneficiarse de la automatización aunque los últimos avances en este campo, los que la tecnología moderna, como los drones y el aprendizaje automático, hacen posible; están preparados para ocuparse de múltiples tareas y realizar trabajos más complejos y no repetitivos.

TEXT - TOFU - Dynamic Supply Chain

Almacén automático: errores a evitar

La decisión de automatizar el almacén suele parecer la más adecuada sobre el papel. La tecnología es un ingrediente determinante para el éxito de las organizaciones y, cuando se trata del cumplimiento de pedidos, embalaje y manipulación de cajas y transporte, se perfila como la evolución necesaria.

Sin embargo, un almacén automático implica una gran transformación por lo que, antes de implementarlo, hay que prestar atención a muchos detalles. Aspectos que pueden evitar cometer errores como:

a)       Brecha entre tecnología y talento: la falta de capacidades a nivel de organización impediría abordar el proyecto de forma eficaz. Antes siquiera de plantearse un almacén automático hay que asegurarse de que la empresa está lista para la implementación de esta clase de tecnología. Para ello, será preciso tener en cuenta la aptitud del equipo, sus habilidades internas y su familiaridad con la tecnología.

b)      Problemas de integración con otras tecnologías: la función de almacén no es un ente independiente dentro de la cadena de suministro, sino un componente alineado con los demás. Un almacén automático debe poder integrarse con la logística de la organización y hacer posible el funcionamiento de las operaciones. Es importante asegurarse de que no habrá incompatibilidades, ni a nivel de software, ni de objetivos.

c)       Ausencia de responsables: todo proyecto que implique una implementación de tecnología debe contar con un perfil competente al cargo. Asignar a un responsable de la automatización es un paso que debe darse en las etapas iniciales del proyecto para prevenir la falta de capacidades, dificultades de actualización o incluso una inadecuada elección tecnológica.

d)      Disminución del rendimiento: aunque parezca imposible, puede darse el caso de que un almacén automático presente un rendimiento inferior a uno donde predominan los procesos manuales. Al final, se trata de una cuestión de elección tecnológica. Para hacerla correctamente hay que tener claro si los recursos disponibles (presupuesto, espacio y talento) son suficientes para superar el número de pedidos que ya se están procesando sobre una base diaria.

Además de estas precauciones, el diseño de un proyecto de almacén automático deberá prestar una especial atención a todos los aspectos relacionados con la gestión de la información, su gobierno, calidad y gestión de datos maestros. Todo ello sin olvidar garantizar que se cuenta con la infraestructura de soporte adecuada para apoyar la iniciativa de automatización y se define un plan de mantenimiento que vele por la buena salud del sistema en el futuro y su adaptación a los cambios que sea necesario implementar.

¿Cuenta tu organización con un almacén automático? ¿Os estáis planteando dar el paso?

POST - TOFU - Dynamic Supply Chain


Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario