La tecnología ha reportado muchos beneficios al área logística de las empresas. Uno de estos avances tecnológicos que pueden ser de mucha utilidad son los almacenes automatizados.

Se entiende por almacenes automatizados aquellos almacenes que están preparados para que algunas de las tareas rutinarias se realicen de manera automatizada. Para ello, es necesario equipar a los almacenes de la tecnología pertinente, por ejemplo, haciendo que ésta esté presente en estanterías, palets, e, incluso, en el empleo de robots para hacer que las tareas más repetitivas se realicen de forma automática.

 

Almacenes automatizados: ¿cómo han evolucionado a lo largo del tiempo?

Desde hace ya unos cuantos años, los almacenes automatizados son una realidad. Estos han ido transformándose a lo largo de los años a medida que la tecnología iba creciendo.

Al principio los almacenes automatizados eran un hito al que pocas empresas podían acceder, por lo que si se hablaba de este tipo de almacenes siempre se les relacionaba con grandes empresas. Poco a poco, los costes fueron bajando a medida que la tecnología para implementarlos iba siendo más accesible.

En una primera instancia, los almacenes automatizados se caracterizaban por el control mediante un ordenador de los pedidos y de la mercancía que restaba en el almacén. Esto ha ido modificándose de tal manera que ahora, paletes y estanterías llegan incluso a trasladarse hasta el sitio que el operario las necesita para trabajar.

Una de las últimas novedades dentro de este tipo de almacenes es el uso de robots, algo que puede conllevar un ahorro de tiempo y esfuerzo muy considerables, ya que se encargan de tareas más rutinarias y de mayor esfuerzo. Amazon es una de las empresas pioneras en lo que se refiere a tecnología aplicada al campo logístico, es por ello que ya ha empezado a implementar estos cambios de almacenes con robots.

 

Beneficios de contar con almacenes automatizados

Contar con almacenes automatizados es sinónimo de hacer una buena inversión en tecnología para adaptar el almacén a las necesidades existentes. Pese a que a priori puede parecer un gran desembolso económico, lo cierto es que es una inversión que a medio – largo plazo estará amortizada por los beneficios que ésta reporta:

  • Mejor aprovechamiento del espacio. Los almacenes automatizados se caracterizan por aprovechar al máximo el espacio disponible dentro de ellos, eliminando así los espacios libres que existían antes. Esto hace posible, que o bien se precisen de almacenes más pequeños para guardar todas las mercancías, o bien se disponga de un espacio extra y la capacidad de almacenaje aumente. Sea como sea, se reducen costes innecesarios aplicados a la falta de aprovechamiento del espacio.
  • Más efectividad y eficacia. Estos almacenes hacen que el trabajo de localización y almacenaje sean mucho más rápido de hacer. Así se reduce tiempo y se gana en eficacia.
  • Se puede llevar un mejor control de los stocks. Al estar todo informatizado es más sencillo llevar un control de stocks e inventarios, minimizando al máximo los errores que podían existir anteriormente con un recuento manual.
  • Más rapidez en la preparación de pedidos. Al estar todo más controlado es más rápido preparar un pedido, acortando así los tiempos de entrega.
  • Mayor seguridad. La automatización de los procesos dentro del almacén también ayuda a incrementar la seguridad en los mismos.

Estos beneficios se traducen a la larga en un ahorro de costes y en una mejora de la productividad, haciendo que sea muy rentable invertir en ellos.