Análisis web y UX

A veces no se consigue alcanzar la tasa de conversiones deseada. Los usuarios no navegan en el sitio online del negocio como se esperaría o, al poco de llegar, abandonan sin cumplir objetivos. En esos casos, es recomendable llevar a cabo un análisis web que determine si el problema está en la usabilidad.

¿Qué es la usabilidad?

El término usabilidad reemplazó la etiqueta anticuada «amigable para el usuario» (user friendly) a principios de la década de los 90. Se trata de un concepto que se define entre una perspectiva de producto, desde el punto de vista del usuario y desde el ángulo del rendimiento del usuario.

 

TEXT - TOFU - Drones y automatización de almacenes

 

Así, esta parte tan importante del análisis web de cualquier e-commerce o página corporativa, se refiere a la facilidad de acceso y / o uso de un producto o sitio web. Es una subdisciplina del diseño de la experiencia del usuario.

De hecho, aunque el diseño de la experiencia del usuario (diseño UX) y la usabilidad alguna vez se usaron indistintamente, ahora debemos entender que la usabilidad proporciona una contribución importante a UX; pese a que no constituye toda la experiencia.

¿Qué debe buscar el análisis web en términos de usabilidad?

La usabilidad es un aspecto que puede medirse con precisión a pesar de que un diseño no es utilizable o no utilizable per se; sino que son sus características, junto con la destreza del usuario, su intención y entorno en la realización de tareas las que determinan su nivel de usabilidad.

En todo caso, una interfaz intuitiva y utilizable lo es en base a tres características principales:

  1. Debe ser fácil para el usuario familiarizarse y ser competente en su uso, ya desde el primer contacto con el sitio web.
  2. Debería ser fácil para los usuarios lograr su objetivo mediante el uso del sitio web.
  3. Debería ser fácil recordar la interfaz de usuario y cómo usarla en visitas posteriores.

Este no es el único conjunto de requisitos necesarios para la usabilidad. Por eso, a la hora de conducir el análisis web también habría que tener en cuenta aspectos como el rendimiento y las preocupaciones de los usuarios.

Ya desde el momento del diseño de un sitio online habría que tomar en consideración estos factores y, a partir de ahí, aplicar un conjunto de pautas adaptadas al área específica de negocio.

Esas pautas son las que ayudarán a la empresa a mostrar las características de los productos que ofrece en todas sus dimensiones. A veces, implicará, simplemente, ajustar un diseño de menú; otras, podría implicar ir mucho más allá. Lo más importante es poner al usuario en el centro al determinar la usabilidad.

Y, por supuesto, para terminar de conducir el análisis web de la empresa y su presencia online, también sería preciso evaluar la accesibilidad, credibilidad, calidad y utilidad del contenido; junto a otros aspectos, igual de relevantes para el usuario, como son la lógica de la navegación, los colores, la organización de los contenidos o los tipos de letra que se usen.

Por último, una última recomendación: no olvidar que el análisis web no es una tarea a realizar una única vez en la vida, sino una herramienta que puede ayudar al negocio a mejorar en cualquier momento.

 

Créditos fotográficos: ipopba y NicoELNino

 

POST - TOFU - Drones y automatización de almacenes


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario