Disrupción digital: tecnología y talento

Según define Oxford, la disrupción digital es una transformación impulsada por las tecnologías digitales y los modelos comerciales emergentes. Estos avances y modelos innovadores pueden aumentar el valor de los productos y servicios que se ofrecen en la industria.

De hecho, ese es precisamente, el motivo por el que se habla de disrupción que, pese a lo que pudiera parecer, no tiene connotaciones negativas, sino todo lo contrario. El término disrupción tiene un matiz de cambio, puesto que la aparición de las novedades digitales interrumpe el mercado actual, provocando la necesidad de una reevaluación.

Y hay que tomarse en serio esa necesidad. Ignorarla supondría luchar contra las fuerzas evolutivas del ecosistema empresarial al completo, ya que todos se hallan sumidos en su propia transformación. Lo más recomendable es aceptar la disrupción digital, incluso planificarla.

 

TEXT - TOFU - Tendencias de futuro SC 2020

 

Identificar los signos de cambio evolutivo ayuda al negocio adelantarse a los competidores y aumenta sus posibilidades de convertirse en líder de la industria. El resultado puede ser un mayor crecimiento y nuevas oportunidades para el negocio, eso sí, no hay que dejarse confundir: no es lo mismo innovación que disrupción, y la diferencia entre ambos es el efecto perdurable del impacto de los cambios disruptivos.

La tecnología que hace posible la disrupción digital

Tal y como publica Gartner en su estudio sobre disrupción digital, existen dos tecnologías imprescindibles al hablar de este fenómeno:

  • Blockchain: su potencial radica en la capacidad de esta tecnología para hacer posible l uso innovador de múltiples disciplinas otras disciplinas, desde la computación distribuida a la criptografía o la economía del comportamiento. El resultado de su aplicación es un ecosistema empresarial descentralizado, caracterizado por la confiabilidad y preparado para compartir datos valiosos sin necesidad de intermediarios ni de la presencia de una autoridad.
  • Inteligencia Artificial: esta tecnología está cambiando la forma en que las organizaciones innovan y comunican sus procesos, productos y servicios. La inteligencia artificial y sus especialidades, como el aprendizaje automático, continúan impulsando cambios en la forma en que las empresas y los gobiernos interactúan con las personas.

 

No obstante, la disrupción digital que estas tecnologías hacen posible solo está al alcance de las organizaciones que cuenten con el talento necesario para explotarlo. Así, por ejemplo, en lo que respecta a la inteligencia artificial, su aplicación tiene un límite, que se encuentra en la necesidad de combinar pensamiento humano y análisis automático para superar problemas potenciales relativos al uso de información, como los relacionados con la calidad de datos.

 

Disrupción digital: cuestión de talento

Pese a que la tecnología es un habilitador de la disrupción digital, igual que sucedió ya con la transformación digital, requiere de la intervención del talento para alcanzar su máxima expresión.

Las empresas que quieran liderar el cambio deben asegurarse de que todas las partes del negocio estén preparadas para la disrupción. Para conseguirlo necesitarían crear una cultura de experimentación, identificando, al mismo tiempo, áreas de mercado con potencial de ser abordadas por un avance disruptivo y buscando la alineación estratégica del departamento de IT.

Créditos fotográficos: metamorworks y yacobchuk

POST - TOFU - Tendencias de futuro SC 2020


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario