Consignatario de buques: perfil y funciones

Un consignatario de buques es una persona que se ocupa de las transacciones de un barco en cada puerto que la nave visita o atraca. En términos simples, se trata de un experto local que actúa como representante del propietario del barco y lleva a cabo todos los deberes y obligaciones esenciales requeridos.

¿Quién es el consignatario de buques?

Los propietarios de barcos y fletadores no pueden estar presentes en todos los puertos en los que atracan sus barcos, ni vigilar todos los acuerdos asegurados para el empleo ya que, de intentarlo se quedarían sin tiempo suficiente para construir su negocio.

TEXT - TOFU -  Transporte intermodal

Este es el motivo por el que recurren al consignatario de buques, una persona o empresa que realiza todos los negocios en nombre y bajo la dirección del propietario o fletador de la nave. Así, al contar con su ayuda pueden controlar las operaciones diarias de una forma muy completa, ya que el mandato de uno de estos agentes puede ser extremadamente variado.

En la práctica, el consignatario de buques se suele especializar en un campo concreto y, en base a su experiencia, se encarga de asesorar y gestionar todo tipo de carga eficientemente.

¿Cuál es la labor del consignatario de buques?

El consignatario de buques está detrás de acciones tan variopintas como recoger comunicaciones, rellenar contenedores de alimentos y tanques de agua o encontrar a un especialista para encargarse de las reparaciones que pueda necesitar el barco.

También es responsabilidad de este agente asegurarse de que las cuotas se paguen, especialmente cuando se trata de aduanas. El pago de las cuotas también puede extenderse al abono de las cantidades pendientes a aquellos que trabajan en el barco por contrato y cuyo acuerdo podría haber finalizado después de llegar a puerto.

Los propietarios de los barcos pueden permitirse estar libres para centrarse en aspectos de importancia estratégica, dejando al consignatario de buques que se ocupe de todos los detalles que deben procesarse cada vez que un barco llega a un puerto. En ausencia de estos agentes, el propietario del barco sería quien tuviese que ir un puerto a otro, recorriendo numerosos países, para tratar de resolver cada problema y necesidad en relación con el barco.

Otra cosa importante que debe tenerse en cuenta sobre el papel y el alcance del rol de consignatario de buques es que, tiene la capacidad de ofrecer mucho más de lo que una compañía naviera o el propietario de un barco podrían pedir o anticipar, lo que hace que la profesión sea única y singular. Si bien es cierto que muchas de las gestiones y trámites se llevan a cabo de manera digital, no parece que estos agentes tengan que temer al futuro y, aunque apareciese el transporte marítimo sin tripulación, aún se necesitarían agentes en los puertos mundiales.

Parece que el futuro cambiante en esta era digital ofrece más oportunidades que amenazas para el consignatario de buques, aunque será preciso que estos profesionales sepan adaptarse a los nuevos tiempos y cuenten con el respaldo de la formación adecuada, la que les ayude a utilizar los recursos disponibles de la mejor manera para impulsar su negocio y el de sus clientes, logrando un crecimiento óptimo.

 

Créditos fotográficos: 36clicks y IamAnupong

POST - TOFU - Transporte intermodal


Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario