Contratos internacionales: 4 errores a evitar

Los contratos internacionales son un componente importante de las operaciones de comercio exterior. Este tipo de acuerdos proporcionan protección legal, especifican las obligaciones de cada parte e incluyen términos y condiciones de pago.

Sin embargo, la redacción de contratos internacionales puede resultar complicada, al requerir del uso de requiere términos clave específicos, disposiciones, obligaciones legales y, en última instancia, un acuerdo con el cliente. A pesar de la complejidad, es preciso evitar errores en la medida de lo posible.

 

¿Cuáles son los fallos más comunes en contratos internacionales?

Un simple error en la redacción de los distintos tipos de contratos internacionales puede terminar costando a alguna de las partes, o a ambas, un tiempo y dinero valiosos.

 

TEXT - TOFU - Radiografía cds global

 

Teniendo en cuenta que el capital de la empresa y su reputación están en juego, es importante negociar cuidadosamente un contrato que incluya términos críticos, resguardos contra posibles problemas y establezca una sólida relación con el cliente.

Además, al redactar contratos internacionales conviene evitar estos cinco errores comunes:

  1. Descripciones vagas de los deberes y obligaciones de las partes. En un contrato, es importante describir a lo que queda obligada cada parte con la mayor precisión posible. Se trata de evitar dejar demasiado abierto a la interpretación, ya que las generalidades pueden provocar el desacuerdo sobre el alcance real del proyecto. Al redactar un contrato, incluir detalles y ser específico funcionará en beneficio de todos. Esto implica no asumir que los detalles se entenderán mutuamente, sino especificar lo que se desee que cuente como responsabilidad y pueda ser exigible por ley.
  2. Información incompleta. Es importante llegar a un acuerdo con la mayor cantidad de información establecida como sea posible. Como mínimo, el alcance, las responsabilidades y las condiciones de pago deben discutirse, definirse claramente y escribirse. Cualquier estimación de línea de tiempo debe basarse en cálculos y datos cuidadosos, siempre que exista esta opción.
  3. Lenguaje ambiguo o confuso. El hecho de que un contrato sea un documento legalmente vinculante no significa que tenga que estar lleno de términos legales y tecnicismos difíciles de entender. La regla general que funciona para cualquier tipo de contrato en cualquier industria es evitar el uso de términos altamente técnicos y la jerga con la que alguna de las partes puede no estar familiarizada. El lenguaje de un contrato debe ser completo, pero también fácil de entender. Simplificar es la clave.
  4. Uso de plantillas genéricas de contrato. Al redactar contratos internacionales, basarse en una plantilla puede proporcionar una guía y un esquema útiles. Sin embargo, el uso de plantillas como sustituto de un contrato personalizado supone un riesgo que no debería sumirse, ya que las plantillas pueden omitir las secciones que son particularmente relevantes en el área sobre la que se establece el acuerdo o el tipo de proyecto en que se empleará. Las plantillas también pueden no cumplir con los requisitos de las leyes de aplicación en el territorio de las partes contratantes. Por todas estas razones, cuando se decida utilizar una plantilla de contrato como guía de referencia, hay que asegurarse de agregar información adicional para personalizarla según las necesidades del momento.

Por último, hay que tener en cuenta que los contratos internacionales son una cuestión tan determinante para el futuro de un negocio, que podría resultar conveniente buscar el respaldo de un profesional con conocimientos legales y experiencia en comercio exterior para ayudar a garantizar que los contratos se redactan correctamente, incluyen toda la información necesaria y protegen completamente a ambas partes.

 

Créditos fotográficos: metamorworks y istocksdaily

 

POST - TOFU -  Radiografía CdS


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario