Uno de los mayores retos que afrontan las organizaciones que operan en mercados globales es mantener la integridad de sus distintas áreas y departamentos, a menudo deslocalizados, asegurando que sus operaciones mantienen la coherencia respecto al plan estratégico diseñado y redundan en la consecución de los mismos objetivos corporativos.

Para mantener esta coherencia y la necesaria integridad de la cadena de suministro, es imprescindible que la coordinación empresarial figure entre las principales prioridades estratégicas de la organización, y que las compañías se doten de los sistemas y las herramientas necesarias para asegurar un contacto fluido, permanente y recíproco entre las partes que se deben coordinar.

Coordinación empresarial

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre las estrategias de colaboración en supply clain TEXT - TOFU - Colaboración SC

POST - TOFU - Benchmarking CDS [Duplicate]

Elementos clave para asegurar una coordinación empresarial eficiente y efectiva

En este asunto, como en tantos otros relacionados con el mundo de la empresa y los negocios, no existen recetas mágicas que puedan aplicarse de un modo universal a todos los casos y situaciones. Por ello, para garantizar una coordinación empresarial realmente eficiente y efectiva, que alcance sus objetivos optimizando los costes asociados a las tareas de planificación y gestión de la cadena de suministro (CdS), es imprescindible seguir unos pasos concretos que empiezan por realizar un análisis previo y detallado de la situación.

1. Análisis

El análisis de la situación debe ofrecer una doble visión del estado de la compañía: por un lado, una visión particular que permita conocer con detalle las necesidades, los retos y las oportunidades que se presentan en las distintas áreas implicadas en la cadena de suministro; por otro, una visión general e integral que permita visibilizar, a su turno, las oportunidades y los retos que afrontarán las tareas de coordinación CdS, especialmente cuando se trate de una cadena de suministro global.

2. Planificación

Los resultados del análisis previo permitirán realizar un diagnóstico DAFO (Debilidades, amenazas, Fortalezas y Oportunidades) de la situación, y diseñar un plan de coordinación ajustado a las necesidades concretas de la organización, teniendo en cuenta sus limitaciones y aprovechando sus potencialidades.

Con frecuencia, si las condiciones de la organización lo permiten, es recomendable que un nuevo plan de coordinación empresarial se implemente gradualmente, por fases, por lo que se deberán planificar las correspondientes tareas a ejecutar en cada una de las fases que se prevean y temporizar adecuadamente la implementación del plan.

En este punto, es muy recomendable acudir a recursos como la guía Planificación: el paso previo a la ejecución en la cadena de suministro, un ebook completamente gratuito que aporta el conocimiento imprescindible para llevar a cabo con éxito un proyecto de estas características.

3. Comunicación

Como ocurre con cualquier planificación estratégica es imprescindible, tras su diseño y como paso previo a su ejecución, comunicar las decisiones tomadas a todos los estamentos, áreas y departamentos de la organización, con el fin de lograr el compromiso de sus miembros con el plan trazado y recoger el necesario feedback que permita realizar las modificaciones oportunas.

4. Ejecución

Implementar un plan de coordinación empresarial normalmente exige adaptar procesos y tareas a las nuevas necesidades de gestión. Por este motivo, y como hemos comentado anteriormente, es conveniente que esta implementación se realice de un modo gradual, asegurando que en cada una de las etapas de ejecución se obtienen los resultados previstos en la fase de planificación.

5. Monitorización

Cualquier tarea de gestión, y muy especialmente las relacionadas con la coordinación empresarial (por su evidente importancia para el conjunto del negocio), debe someterse a una monitorización y evaluación constante por parte de los oportunos estamentos o cargos responsables. Solo lo que se puede medir se puede controlar, por lo que evaluar el correcto desempeño de las tareas de coordinación y supervisar adecuadamente la ejecución del plan diseñado es absolutamente vital para mantener el control de la compañía.

Post relacionados:


Benchmarking Supply Chain